Uber busca detectar si estás ebrio cuando solicitas un viaje

Compartir

Una patente recientemente publicada ha revelado que Uber podría estar buscando desarrollar un sistema de inteligencia artificial que sepa cuándo un pasajero está borracho.

Esto incluye la velocidad al andar, los errores inusuales que se producen al ingresar la dirección del viaje, el ángulo con el que el usuario sostiene el teléfono y si la persona se balancea de manera extraña. La compañía ha presentado esta misma semana una solicitud de patente para esta tecnología.

Las probabilidades de que un pasajero pidiendo un Uber a las 3 de la mañana un sábado se haya tomado una copa de más son bastante altas, pero gracias a la Inteligencia Artificial los conductores podrían saber a ciencia cierta a qué grado de embriaguez se enfrentan.

Además, el mecanismo podría analizar a qué hora del día y desde qué lugar solicitamos el viaje; detectando si estamos cerca de un lugar de ocio nocturno en la madrugada. El sistema también tendrá en cuenta la hora del día y la ubicación de la recogida.

Eso sí, en el caso de que un pasajero fuera especialmente perjudicado también han planteado la posibilidad de mandarle un conductor con entrenamiento especializado o experiencia relevante para lidiar con el mismo.

Si me lo preguntan, esto no parece tampoco tan buena idea, pues últimamente las noticias de robos, agresiones sexuales, desapariciones e incluso asesinatos relacionados con los servicios de transporte privado han ido incrementándose, y decirle a un conductor que alguien viene ebrio podría darle muchas ventajas.

No te pierdas: Conductor de Uber quiso bajar su auto por las escaleras, se quedó atascado y culpó al GPS. En la solicitud describen un sistema que podrá identificar comportamientos propios de las personas que han bebido o se han drogado. UU. han sido acusados de agredir sexualmente o abusar de pasajeros en los últimos cuatro años, y muchos de los informes policiales indican que los usuarios estaban ebrios o que habían estado bebiendo antes de subirse al automóvil.

Como cualquier otro patente, no hay garantía de que este sistema llegue a convertirse en un producto final.

Compartir