La ciencia recreó el rostro de Dios según los creyentes

Compartir

Según el imaginario colectivo y las representaciones culturales, se trata de un hombre viejo y de barba blanca, caucásico y de pelo muy largo.

Los especialistas utilizaron una nueva técnica para reconstruir la cara de Dios a partir de una percepción que 511 cristianos estadounidenses creen tener.

Pero una nueva teoría arroja nuevos resultados en Estados Unidos.

¿Cómo es realmente la cara de Dios?

La gente imagina un rostro más joven, más femenino y menos caucásico de lo que sugiere la cultura popular.

Asimismo, consignaron que los entrevistados proyectaron sobre el rostro su propio aspecto físico y hasta sus ideas políticas.

Los participantes en el estudio -publicado en la revista PLOS ONE- observaron cientos de pares de rostros que variaban aleatoriamente y seleccionaron qué cara de cada par se parecía más a cómo imaginaban a Dios. Pero los investigadores encontraron que muchos cristianos veían a Dios como más joven, más femenino y menos caucásico.

Las percepciones de las personas también se relacionaron con sus propias características demográficas.

El estudio fue realizo por la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill. Los más jóvenes creían en un dios más joven.

La investigación concluyó, además, que las personas crean su Dios a su semejanza.

"Estos sesgos podrían haber surgido del tipo de sociedades que los liberales y los conservadores quieren", sugirió Joshua Conrad Jackson, autor principal del estudio.

Curiosamente, sin embargo, las personas no mostraron un sesgo egocéntrico sobre la base del género. "Ivestigaciones anteriores muestran que los conservadores están más motivados que los liberales para vivir en una sociedad bien ordenada, una que estaría mejor regulada por un Dios poderoso".

Finalmente, cabe resaltar que todos los participantes creían en un Dios igualmente masculino y no mostraron otras alternativas. Por ejemplo, las personas que se consideran atractivas, piensan que Dios también lo es; y la misma proyección se detecto en participantes de piel oscura.

Compartir