Conozca los momentos curiosos de la cumbre entre Trump y Kim

Compartir

Kim Jong Un estimó haber "pasado página" salvando "numerosos obstáculos" para llegar a un encuentro que es "un buen preludio para la paz".

Trump declaró que él y Kim habían desarrollado "un vínculo muy especial". Trump tenía previsto volver a Estados Unidos alrededor de las 19:00 horas local (8 de la mañana de hoy martes en Uruguay). Y así el repaso del video de la firma de la declaración final mostró cómo el aparato de seguridad de Kim se preocupó especialmente por la lapicera que estaba sobre el escritorio para firmar esa declaración: primero un asistente con guantes blancos aparece con un paño y se ocupa de limpiar varias veces la lapicera que estaba sobre a mesa.

Por su parte, Trump ha insistido en que su exigencia irrenunciable es alcanzar una desnuclearización "completa, verificable e irreversible", aunque en los últimos días ha abierto la puerta a un proceso de desnuclearización "por fases".

Después de su almuerzo de trabajo, los dos líderes caminaron por los exuberantes jardines en el sitio de la cumbre.

Se espera que los funcionarios de Corea del Sur y Japón discutieran el asunto cuando el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, llegue a Seúl este miércoles.

Cuando este periodista le preguntó si Kim prometió desnuclearizarse, algo que el presidente prometió, Trump insistió en que las ruedas están en movimiento. Al menos eso asegura desde ayer un exultante Trump. Y dijo que Estados Unidos se ahorra una fortuna al no realizar los "juegos de guerra".

Pero de inmediato enfrentó duros cuestionamientos en casa acerca de si consiguió muy poco y cedió mucho en su afán de lograr un acuerdo con el joven autócrata, incluyendo el compromiso de detener los ejercicios militares de Estados Unidos con Corea del Sur.

Usando bolígrafos con los nombres de los presidentes, los dos líderes firmaron su acuerdo y, en minutos, se dijeron adiós.

El presidente de EEUU había dicho en la conferencia de prensa tras la cumbrre que le gustaría levantar las sanciones contra Corea del Norte, pero que no sucedería de inmediato.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in expresó su confianza en el encuentro, aunque pidió paciencia. En 1994 y en 2005 se cerraron acuerdos que nunca se aplicaron. Y desde 2006 Corea del Norte multiplicó sus pruebas nucleares y lanzamientos de misiles balísticos, hasta cruzar un peligroso punto de inflexión el año pasado. En esta nueva dinámica, todos los protagonistas son nuevos. "Trump ofreció simplemente estos encuentros a los norcoreanos sin obtener ningún avance", dijo el experto Jeffrey Lewis en la revista Foreign Policy.

Compartir