NY: Detienen a hispano que repartía pizza en base militar

Compartir

Pero así ocurrió el viernes 1 de junio cuando fue a repartir pizzas a una base militar de Brooklyn y, tras ser sometido a una examen de antecedentes en la entrada, los soldados descubrieron que tenía una orden de arresto pendiente por parte de las autoridades de migración.

El arresto del ecuatoriano Pablo Villavicencio, un repartidor de pizza que fue detenido el viernes pasado en la base militar Fort Hamilton, en Brooklyn, luego que un militar lo delatara con 'La Migra', está generando fuertes reacciones en la Gran Manzana. Chica dijo que su esposo les entregó un carné de identificación que es concedido por la ciudad, pero el guardia le dijo que quería ver una licencia de conducir estatal.

La directora de asuntos públicos de la base, Cathy SantoPietro, dijo a Newsweek en un comunicado que Villavicencio había ingresado al recinto para hacer una entrega y firmó una exención que permite una verificación de antecedentes para obtener un pase diario.

Sin embargo, esta vez Villavicencio fue detenido por las autoridades en la base durante dos horas, hasta que los agentes de ICE llegaron para arrestarlo. Es un padre que trabaja para mantener a sus hijas. "Pedimos a ICE que haga lo correcto y que le deje volver a casa mientras luchamos contra su deportación para que pueda estar con sus hijas".

La conmoción creada por este caso en la ciudad de Nueva York es total entre los inmigrantes, ya que todas las personas que tienen la tarjeta de la ciudad, pero que se encuentran en Estados Unidos de manera ilegal, podrían acabar como Villavicencio.

"Nueva York está dispuesta a proveerle a Villavicencio y su familia representación legal gratuita y servicios a través del Proyecto de Defensa de la Libertad", anunció el gobernador. Ambos políticos dijeron que buscaban respuestas ante lo ocurrido en Fort Hamilton. "¿Nuestra ciudad o nuestro país están más seguros ahora que Pablo ya no está en las calles?", dijo el concejal de Bay Ridge, Justin Brannan, quien calificó la acción del ICE de "aterradora y ridícula". También señaló que Villavicencio recibió una orden de salida voluntaria por parte de un juez de inmigración en 2010 pero no abandonó el país como se le había indicado.

Chica, de 38 años, sigue cuestionando la detención de su esposo.

El arresto de Villavicencio, procedente de Colombia, se dio luego de que el soldado de guardia llamara a los agentes de ICE al enterarse de que el migrante no contaba con papeles que acreditaran su residencia en Estados Unidos.

"Por favor permitan que él regrese a nosotros porque él es el centro de nuestra familia, él es quien provée para nosotros así que vamos a sufrir mucho si es deportado", dijo. "No les importa el impacto que esto tendrá en nosotros".

La abogada habló en una rueda de prensa frente a las oficinas de la agencia de Inmigración y Control de Aduanas, rodeada de miembros del grupo de ayuda a inmigrantes Make the Road New York.

Compartir