Aumenta a 139 el número de muertos en las protestas de Nicaragua

Compartir

La crisis sociopolítica de Nicaragua, la más sangrienta que vive el país centroamericano desde los años 80, cumple hoy 53 días.

El clamor para que el presidente Ortega deje el poder ya traspasó fronteras y nicaragüenses residentes en exterior se manifestaron en Madrid y otras capitales europeas.

El número de víctimas mortales por la peor crisis sociopolítica de las últimas tres décadas en Nicaragua ha ascendido a 139, según ha informado hoy el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

El bloqueo de casi 70% de las vías busca proteger a las ciudades de ataques de grupos paramilitares y presionar al gobierno para que acepte negociar una agenda para democratizar al país, según dirigentes del movimiento opositor.

Unos 6.000 furgones de carga de países de Centroamérica que están en tránsito por Nicaragua quedaron atrapados con mercadería en las carreteras del país, lo que genera pérdidas económicas, según dirigentes de transporte de la región.

Las defensas de adoquines se levantaron en populosos barrios de Managua como La Luz, Ducualí y El Edén, que se sumaron así a otros sectores de la capital donde los pobladores intentan contrarrestar el asedio de encapuchados que disparan en las noches desde camionetas sin matrícula.

Protestas Nicaragua 2018: Se elevan a 139 las víctimas en las protestas | Noticias del mundo | EiTB
Al menos dos muertos tras protestas este viernes en Nicaragua

La organización Pen Nicaragua reportó que al menos dos periodistas de medios internacionales fueron despojados de su equipo de trabajo mientras cubrían los incidentes, y un reportero nicaragüense fue asaltado en su casa después de recibir amenazas. Por el momento, los manifestantes no han reportado muertos y ni heridos por esta acción.

En León, 90 km al noroeste de Managua, grupos cívicos convocaron a un paro escolar y de labores por 24 horas para denunciar la escalada represiva del gobierno. El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio José Baez, clamó este domingo por una Nicaragua libre, "sin tiranos, ni víctimas".

Los obispos también mostraron su disgusto con el hecho de que las fuerzas de choque oficialistas impidieron el acceso de los heridos al Hospital de Jinotepe, mientras la ciudad, a 47 kilómetros al sur de Managua, era atacada "por policías antimotines y grupos paramilitares". "No arriesguen la vida inútilmente".

El mandatario pidió 48 horas para reflexionar y dar una respuesta a los obispos, pero hasta ayer no se había pronunciado.

"El jueves en el encuentro con la CEN le dije al presidente Ortega que usando sólo el lenguaje de la represión en Nicaragua, se aleja cada vez más de la realidad, agrava la crisis política y el dolor del pueblo, y se esfuerza en destruir el diálogo nacional".

Compartir