Noticias internacionales Banco de Chile, víctima de ciberataque millonario

Compartir

El Banco de Chile confirmó que el ataque informático que afectó a la entidad en mayo pasado tenía como fin generar distracción y así poder sustraer 10 millones de dólares, aunque aclaró que ningún cliente se vio afectado.

El funcionario indicó que el ciberataque que sufrió el banco el 24 de mayo sólo afectó a dinero de la institución y no a los fondos de los clientes.

"Encontramos algunas transacciones extrañas en el sistema SWIFT (donde los bancos a nivel internacional envían sus transacciones a distintos países)".

El virus según relataba Ebensperger, entró al sistema interno del banco que a primera vista afectaría solo a los clientes, por el cual el banco actuó de la manera preventiva y protocolar de desactivar, apagar y desconectar todos los computadores de sucursales para evitar el esparcimiento del virus. De hecho, gran parte de los 10 millones de dólares fueron a parar a Hong Kong.

Aquel día, los atacantes iniciaron una serie de transacciones fraudulentas para intentar sacar dinero de la firma.

"Sobre las medidas de seguridad el gerente general de la entidad afirmó que" los antivirus son muchos, permanentemente se están actualizando. "Nos demoramos dos o tres días para hacer todos los análisis para asegurarnos de que no se haya perdido ningún tipo de información, ni claves, ni fondos de los clientes" apuntó. Según el subsecretario del Interior del gobierno chileno, Rodrigo Ubilla, "el martes (mañana) se reunirá el Comité Interministerial de Ciberseguridad, continuación de la comisión del gobierno anterior, para avanzar en la implementación de la estrategia de ciberseguridad".

Su función principal es el análisis y definición de la política nacional de ciberseguridad; identificar amenazas actuales y potenciales en el ámbito del ciberespacio; analizar y proponer alternativas de estructura orgánica para la ciberseguridad en Chile; estudiar la legislación vigente aplicable en materia de ciberespacio, pudiendo proponer modificaciones constitucionales, legales y reglamentarias que sean necesarias. Este es un nuevo método, que desde Chile lo veíamos un poco lejos, pero ahora viene bajando a Latinoamérica.

Compartir