Las crecientes tensiones comerciales ponen en riesgo los flujos mundiales de inversión

Compartir

La inversión extranjera directa (IED) global se redujo casi un 25% en 2017 y su panorama está empañado por riesgos como guerras comerciales y deuda, indicó un reporte anual de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad). La presión a la baja sobre la IED y la desaceleración de las cadenas de valor mundiales constituyen una gran preocupación para los responsables de formular políticas en todo el orbe, especialmente en los países en desarrollo, consideró el secretario general de la Unctad, Mukhisa Kituyi.

Si bien las previsiones para España son positivas, acordes con las globales, las amenazas también son similares y se centran en las tensiones comerciales y en el impacto de la reforma fiscal aprobada en 2017 en Estados Unidos y que podría resultar en la repatriación de inversiones.

El estudio reporta una baja del 23% en la inversión extranjera directa durante 2017, cuando se ubicó en 1,43 billones de dólares, y prevé un aumento mínimo de esos flujos en 2018. En parte se debió al descenso del 22% en el valor de fusiones y adquisiciones transfronterizas de empresas en comparación con las de 2016.

La inversión extranjera directa en el mundo crecerá hasta el 10% en 2018 tras sufrir el año pasado un significativo revés, lo que apunta a un repunte de los flujos de dinero a nivel global y América Latina mejora por primera vez en seis años.

Además de que logró escalar del sitio 16 al lugar 12 en la lista de las 20 economías que más atrajeron capital foráneo en el 2017, aunque tanto en 2016 como el año pasado México se mantuvo con 30 mil millones de dólares.

Los flujos de entrada de la inversión siguen estando muy por debajo del récord registrado en el 2011 a raíz del boom de las materias primas, indica la UNCTAD.

La agencia de la ONU afirma que el crecimiento económico en la región permanece "tibio" al afrontar riesgos a la baja por la incertidumbre económica y política asociada con elecciones en algunas de las economías más grandes. El país que más creció fue Brasil, que registró una suma de US$62.700 millones y un crecimiento de 8,1%; seguido de México con US$29.700 millones y una caída de 0,2%; Colombia con US$14.500 millones y un aumento de 4,8%: Argentina con US$11.900 millones y una subida de 263,7%; la más alta en la región; mientras que Perú registró US$6.800 millones y un bajón de -1,4%. Brasil fue el mandón en la región, pues el informe de la UNCTAD destacó que su economía atrajo 63 mil millones de dólares, casi el doble de los 30 mil millones de México, que fue el país más cercano en América Latina.

Compartir