Estudio: Los días en la Tierra son cada vez más largos?

Compartir

¿Cómo saben que los días se están alargando?

Antaño, unos 1400 millones de años atrás, un día terrestre únicamente duraba 18 horas. ¿Qué ha pasado para que se alarguen una cuarta parte más de esa cantidad?

Los cambios en la distancia de la Luna han venido afectando durante millones de años cómo la Tierra gira sobre su eje.

Para llegar a esta conclusión, el estudio, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, ha combinado teorías astronómicas con la observación geológica y marcas geoquímicas en antiguas rocas para estudiar el pasado geológico de la Tierra, reconstruir la historia del Sistema Solar y analizar el cambio climático.

El movimiento de la Tierra en el espacio está influenciado por otros cuerpos astronómicos que ejercen fuerza sobre él, como los planetas y la Luna. Esto ayuda a determinar las variaciones en la rotación de la Tierra sobre su eje, y en la órbita que traza alrededor del Sol.

Estas variaciones se distribuyen en la Tierra, que también determina los ritmos climáticos de la Tierra. Se encuentra cierta incertidumbre y confusión debido a que el estudio se basa en el registro de rocas que se remonta a cientos de millones de años, algo que es bastante limitado, explican los investigadores.

"¡Yo sé como hacer esto!"

El sistema solar tiene muchas partes móviles, incluidos los otros planetas que orbitan alrededor del Sol.

Meyers descifró claves de ese caos estudiando rocas de una formación de 90 millones de años, pero los cálculos para épocas anteriores no eran confiables.

Resulta que en aquellos años, la Luna se encontraba más cerca de la Tierra, lo cual aceleraba la velocidad del movimiento de rotación. Te vamos dando una pista, la Luna tiene casi toda la culpa.

En la audiencia de ese día estaba Alberto Malinverno, catedrático de Investigación de Lamont, en Columbia. De alguna forma, uno siempre sueña con este momento.

Los investigadores corroboraron su método luego en dos capas estratigráficas de rocas de la formación Xiamaling, de 1.400 millones de años, en el norte de China, y en registros de 55 millones de años de un sitio llamado Walvis Ridge en el Océano Atlántico sur.

De esta forma lograron evaluar las variaciones de registros geológicos en la dirección del eje de rotación de la Tierra y en la forma de su órbita, en un tiempo más reciente y en otro más antiguo. "Estamos observando su ritmo pulsante, preservado en la roca y la historia de la vida". Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo.

Compartir