Repsol prevé invertir 15.000 millones hasta 2020

Compartir

Los nuevos objetivos de la compañía española pasan por incrementar la remuneración al accionista, crecimiento rentable de los negocios (Upstream y Downstream) y avance en la transición energética a través de nuevas iniciativas.

La compañía pilotada por Josu Jon Imaz se prepara así ahora para abordar cuál será su modelo de negocio en el futuro, para lo que cuenta con los 3.800 millones de euros obtenidos con la venta de su participación del 20% en Gas Natural Fenosa a CVC.

En concreto, va a invertir 15.000 millones de euros entre este año y 2020, un periodo en el que prevé elevar el dividendo un 8 por ciento anual hasta repartir un euro por acción, e introducirse en el negocio de gas y electricidad.

El mercado pareciera haber aprobado la actualización del plan estratégico de Repsol, cuya versión original se había presentado en octubre de 2015.

El grupo prevé que el plan estratégico 2018-2020 podrá autofinanciarse a 50 dólares/barril crudo Brent, un escenario especialmente conservador con el barril de crudo actualmente por encima de los 75 dólares y un precio en el que la compañía garantiza además el mantenimiento de una elevada flexibilidad financiera y de un nivel de deuda muy inferior a la media del sector.

El negocio de Exploración y Producción de Repsol ha demostrado en los últimos años una gran capacidad de adaptación y resiliencia durante el ciclo de bajos precios del crudo y del gas.

La petrolera prevé una producción media en ese período de 750.000 barriles de petróleo equivalentes al día, frente a los 700.000 que contemplaba el plan 2016-2020.

El Plan Estratégico contempla un incremento del flujo de caja operativo orgánico del 50% en Upstream, hasta los 3.000 millones de euros, en un escenario lineal de precios del Brent a 50 dólares por barril. La expectativa es hacerse con 2,5 millones de clientes hasta 2025. A las 16.56 horas, las acciones de Repsol cotizaban planas, a un precio de 16,455 euros.

En esta línea, Repsol ya incrementó hasta 0,9 euros por acción el dividendo con cargo a 2017 y aprobó una recompra del 100% de la parte distribuida en acciones para compensar el efecto dilutivo del 'scrip dividend'.

Asimismo, el área de Upstream pondrá en marcha un nuevo programa de eficiencia y digitalización, que cuenta con más de 600 iniciativas y un objetivo de alcanzar los USD 1.000 millones de flujo de caja libre al año en 2020, de los que ya se han identificado y materializado proyectos por 600 millones de dólares.

La nueva estrategia del grupo para estos dos años y medio del plan actualizado se asienta, por tanto, sobre tres pilares: aumento de la retribución a los accionistas, crecimiento rentable de los negocios del upstream (exploración y producción) y downstream (refino y marketing) y desarrollo de nuevos negocios vinculados a la transición energética.

Repsol asegura que sus negocios de Upstream y Downstream "aportarán una fuerte generación de caja en el horizonte del Plan Estratégico".

La expansión internacional incluye el negocio de estaciones de servicio, en mercados como México, donde Repsol ha abierto en tres meses 30 instalaciones, y Perú, país en el que la compañía ya dispone de casi 500 puntos de venta. En tanto, el Plan Estratégico 2018-2020 permitirá consolidar esta posición en áreas como el Refino y el Marketing.

Sobre el negocio de lubricantes y Gases Licuados del Petróleo (GLP) se impulsará el crecimiento en Asia y Sudamérica, en el primer caso; y en el sur de Francia y Marruecos, en el segundo.

La compañía que preside Antonio Brufau se marca su propio objetivo para 2020: reducir sus emisiones de CO2 en 2,1 millones de toneladas respecto a 2016, "incluso en una fase de crecimiento como la que se plantea en este plan".

Matizó, no obstante, que no serán operaciones de importes desmesurados y, si al final no salen adelante, el grupo seguirá "el camino orgánico puro y duro".

A estos negocios se suma la creación de nuevas oportunidades a largo plazo en iniciativas bajas en emisiones, así como el desarrollo de nuevas capacidades en este ámbito.

La cogeneración eléctrica de las plantas de Repsol supone ya un 1,4% del total del consumo eléctrico en España.

Compartir