Científicos descubrieron el agujero negro más 'hambriento' conocido hasta ahora

Compartir

- Un grupo de astrónomos descubrió el agujero negro que crece más rápido del Universo conocido hasta ahora, el cual absorbe una masa equivalente al Sol cada dos días, informaron hoy fuentes académicas en Australia.

"Este agujero negro está creciendo tan rápido que está brillando miles de veces más que la galaxia entera, debido a que todos los gases que succiona causan mucha fricción y calor", determinó el científico.

Wolf dijo que la energía emitida por este agujero negro súper masivo recientemente descubierto, también conocido como cuásar, era principalmente luz ultravioleta pero también radiaba rayos X. "Parecería una estrella increíblemente brillante que casi eliminaría a todas las estrellas en el cielo", añade.

Wolf mencionó que si este monstruo estuviera en el centro de la Vía Láctea probablemente haría que la vida en la Tierra fuera imposible debido a la gran cantidad de rayos-X que emana.

El agujero negro fue detectado por el telescopio SkyMapper del Observatorio de Siding Spring de la ANU, situado a unos 480 kilómetros al noroeste de Sídney, con ayuda del satélite Gaia de la Agencia Espacial Europea.

El descubrimiento del nuevo agujero negro súpermasivo se confirmó utilizando el espectrógrafo en el telescopio ANU de 2,3 metros para dividir los colores en líneas espectrales.

"Por ahora no sabemos como este agujero creció tanto y tan rápidamente en los tempranos años del universo".

Aun que parezca una contradicción en si misma hablar de un agujero negro que brilla, es posible y los científicos lo están documentando para establecer pistas de lo que sucedió en el inicio del Universo.

Según el doctor en astronomía, este tipo de fenómenos podrán usarse a futuro como señales para ver y estudiar formaciones de elementos en las primeras galaxias de nuestro cosmos, ya que estos hacen que el espacio en su alrededor sea mucho más claro.

La investigación de este fenómeno se remonta a la 'edad oscura' del universo, hace más de 12.000 millones de años, cuando el gigantesco agujero negro, también considerado como cuásar, ya tenía un tamaño 20.000 millones de veces mayor al del Sol, según estiman los astrónomos.

Compartir