En Europa, solo Alemania y Francia condenan violencia contra civiles de Palestina

Compartir

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, asistieron a la apertura de la embajada el miércoles en un complejo de oficinas del oeste de Jerusalén.

El Gobierno turco aconsejó al embajador israelí en Turquía, Eitan Na'eh, que retorne a su país.

Erdogan, quien el lunes calificó lo ocurrido en Gaza de "genocidio", convocó para el viernes a una cumbre extraordinaria de la Organización para la Cooperación Islámica para hablar del tema.

Ante las críticas a Israel por la actuación del ejército el pasado lunes, Lieberman afirmó: los militares "han actuado según normas éticas que no hemos visto en ningún otro lugar del mundo", y consideró que su país no podrá levantar el bloqueo a Gaza sin que Hamás acepte someterse a un proceso de desmilitarización.

"Uno intenta con otros medios, intenta todo tipo de medios, intenta medios no letales y no funcionan, por lo que a uno le quedan malas elecciones, es un mal negocio".

Ayer, Bélgica e Irlanda hicieron lo propio.

La cifra de palestinos fallecidos es la más alta para un solo día desde el conflicto en Gaza en 2014. Por su parte, el presidente de la Autoridad Palestina (ANP), Mahmud Abás, anunció en un comunicado que llamó a consultas a Hossam Zomlot, representante en EE.

Su medida apunta a defender el "derecho al regreso", la reivindicación de los palestinos a volver a las tierras de las que huyeron o fueron expulsados con la creación de Israel en 1948 y que es conocida como "Nakba" o "Catástrofe".

En la grabación, el ocupante de la Casa Blanca dijo que su país sigue comprometido con alcanzar una paz duradera en Medio Oriente, aunque el traslado de su embajada en Israel, de Tel Aviv a Jerusalén, haya provocado indignación. Fue el único país que se desmarcó claramente del sentir del consejo.

Este martes, en todo el enclave de Gaza enterraban a los que murieron el lunes en enfrentamientos con soldados israelíes que coincidieron con la inauguración de la nueva embajada estadounidense en Jerusalén, a unas decenas de kilómetros de distancia.

La mayoría de los miembros del consejo expresaron su oposición al movimiento estadounidense. Algunos, como Rusia, advirtieron que las "acciones unilaterales" estadounidenses están teniendo un impacto negativo sobre el terreno y desestabilizando aún más la situación.

"Las fuerzas de seguridad israelíes deben abstenerse de un uso excesivo de la fuerza contra civiles desarmados (.)", señalaron en una declaración conjunta Francia, Reino Unido, Holanda, Suecia y Polonia.

Mladenov, que intervino en una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad sobre la violencia de ayer, recordó que Israel debe "calibrar el uso de la fuerza" y solo usar medios letales como último recurso.

Compartir