Veracruz pide ficha roja a PGR para detener al exfiscal Bravo Contreras

Compartir

El que fuera fiscal general del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, Luis Ángel Bravo Contreras, es buscado por las autoridades federales y ofrecen una recompensa de 5 millones de pesos para acelerar su captura.

Según El Diario de Xalapa, el exfuncionario estatal es requerido por las autoridades veracruzanas por la probable comisión del delito de desaparición forzada de personas, por lo que fue girada en su contra una orden de aprehensión.

El ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, demandó por daño moral al candidato presidencial de la coalición "Por México al Frente", Ricardo Anaya Cortés, a quien acusó de hacer declaraciones falsas en el primer debate presidencial, en las que acusó al anterior gobierno de Veracruz de aplicar a niños con cáncer tratamientos consistentes en agua.

Puntualizó que estos cadáveres fueron localizados en el lugar conocido como la barranca de La Aurora, en el municipio de Emiliano Zapata y que según testigos es el lugar en donde se arrojaba a víctimas de desapariciones forzadas, presuntamente cometidas por personal de la Secretaría de Seguridad Pública, en el sexenio de Javier Duarte.

"El 19 de enero de 2016, en ese lugar, fueron localizados restos de al menos 19 personas; sin embargo, se dio la instrucción de únicamente reportar el hallazgo de seis cuerpos".

"Así se simuló haber encontrado dicho cuerpo, pero al momento de simular su hallazgo, en la localidad de Santa Ana ya había sido identificado positivamente como quien en vida llevara el nombre de David Lara Cruz".

De acuerdo con Yunes Linares, Bravo Contreras dio la orden de desaparecer los 13 cuerpos, además de que entorpeció la investigación del caso y permitió que no se actuara contra los presuntos criminales.

Por este caso ya se encuentran vinculados a proceso María del Rosario Zamora González, directora de Investigaciones Ministeriales; el director general de Servicios Periciales, Gilberto Aguirre Garza, y Carlota Zamudio, ex delegada de la Policía Ministerial en Xalapa, cercanos al ex Fiscal.

Evidentemente, todo lo que ocurrió en este Estado no pudo ser solo obra del gobernador, hubo todo un sistema judicial y fiscal que lo apoyó, que estaba al mando de Luis Ángel Bravo en la FGE de Veracruz.

Compartir