Una de las lunas de Júpiter podría albergar vida

Compartir

Una sonda de la agencia espacial estadounidense que estaba explorando esta luna de Júpiter voló a través de una columna gigante de vapor de agua que emergía de la superficie helada del astro y tenía una longitud de cientos de kilómetros.

Las pruebas de la existencia de géiseres de agua en la luna Europa fueron obtenidas por la sonda "Galileo", que orbitó Júpiter durante siete años, en 1997, pero no se habían descubierto hasta ahora. No sospechó que el satélite hubiera traspasado una pluma de vapor de agua de la luna helada.

"Hubo algunas características anómalas en ese paso cercano en diciembre de 1997 que nunca entendimos del todo", dijo Margaret Kivelson, científica sénior de la misión Galileo y profesora emérita de física espacial en la Universidad de California en Los Ángeles. "Volvimos a ver las imágenes y las miramos más detenidamente". Son estos iones los que producen rápidos cambios en la dirección del campo magnético y aumentan la densidad del plasma sobre el géiser.

Si los géiseres siguen arrojando vapor el océano de Europa o de los lagos subterráneos, el Europa Clipper podría tomar muestras del líquido congelado y de partículas de polvo.

Jia ha realizado simulaciones por ordenador que han mostrado que un géiser de 190 kilómetros de altura que erupciona desde un parche relativamente cálido en Europa crearía precisamente las mismas condiciones.

Compartir