Prepara EU bases para niños migrantes

Compartir

La Administración de Donald Trump está haciendo los preparativos para resguardar a niños migrantes en bases militares, según las comunicaciones del Departamento de Defensa citadas por el diario The Washington Post.

Dichas bases se utilizarían para retener a menores de 18 años que lleguen a la frontera sin un pariente adulto o después de que el gobierno los haya separado de sus padres.

Citando un correo electrónico enviado al Pentágono por el Departamento de Salud, el Washington Post indicó que integrantes del gobierno federal visitarán bases militares en Texas y en Arkansas, en el sur del país.

Actualmente las instalaciones están al 91 por ciento de su capacidad, según informes de un funcionario que habló bajo condición de anonimato ya que los planes en el departamento aún no son públicos.

Asimismo, la agencia tiene espacio en la cama para albergar a 10 mil 571 niños en su red de 100 centros de cuidado de crianza. Esto ha dado paso a medidas de cero tolerancia y un aumento de la procesamientos contra padres que cruzan la frontera ilegalmente, lo cual deriva en la separación de sus hijos.

A estas palabras se sumaron las del fiscal general, Jeff Sessions, quién dijo: "Si no quieren ser separados de sus hijos entonces no los traigan a cruzar la frontera ilegalmente".

En la mayoría de los casos, eso significa que los adultos serán retenidos en las cárceles de migración en espera de las fecha para su audiencia en la corte, mientras que sus hijos son enviados a otros hogares.

La semana pasada el Jefe de Gabinete de Trump, el general John Kelly, otro de los de línea dura en temas migratorios, dijo que no era tan terrible separar a los niños de sus familias, "los pondremos con trabajadores sociales", explicó el funcionario. En promedio pasan un mes y medio en la custodia del departamento antes de ser entregados al tutor.

El uso de instalaciones militares para detener a indocumentados fue promulgado en el 6 de abril, por una orden presidencial incluyendo una serie de medidas. Para detenerlos, el Gobierno ha buscado implementar medidas de disuasión, como el envió de la la Guardia Nacional a la frontera. Ya ha ocurrido antes: Durante la crisis de inmigración de menores en 2014, la administración del entonces presidente, Barack Obama, alojó a 7.000 menores en bases en Oklahoma, Texas y California.

Compartir