ONU denuncia matanza indiscriminada de Israel en Gaza

Compartir

"Parece que cualquiera puede ser asesinado o herido; mujeres, niños, reporteros, personal de primeros auxilios, si se acercan a más de 700 metros de la valla".

"Parece que cualquiera puede morir tiroteado", declaró a la prensa en Ginebra un portavoz del Alto Comisionado, Rupert Colville, quien subrayó que el derecho internacional prevé claramente que "la fuerza letal solo puede usarse como medida de último, no de primer, recurso".

"Parece bastante claro que se está matando de forma indiscriminada", precisó Colville. "El uso de la fuerza letal debe ser el último recurso, no el primero y debe responder a una amenaza a la vida". Colville dijo estar en "shock" porque la represión israelí de las protestas palestinas se haya saldado con "docenas de asesinados y centenares de heridos".

La conferencia se produjo tras la violencia registrada este lunes en Gaza, donde las fuerzas de seguridad israelíes han matado a 58 personas y herido a más de 2700, de las que 1300 lo han sido de bala.

El portavoz de la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), Jens Laerke, confirmó que Israel sigue "controlando" la salida desde Gaza y que la situación sanitaria es "una tragedia" dada la falta de capacidad para atender a "cientos de heridos" y que se están quedando sin materiales esenciales y se quedarán sin carburante en menos de una semana. HH. ha pedido a las autoridades israelíes que "cejen inmediatamente el uso de munición real".

El Alto Comisionado de derechos humanos Zeid Ra'ad Al Hussein declaró por su parte que "quienes son responsables de violaciones flagrantes de los derechos humanos deberán rendir cuentas".

Seis niños muertos Una bebé de 8 meses murió esta noche debido a la asfixia producida por los gases lacrimógenos lanzados por el Ejército israelí en Gaza durante las protestas de ayer, a las que su madre la llevó, informaron fuentes oficiales palestinas.

Ayer, además, los palestinos se manifestaron contra la inauguración de la Embajada de EU en Jerusalén y en el marco de la Gran Marcha del Retorno.

Compartir