Ezeiza: reprimieron a trabajadores de Cresta Roja que protestaban por 500 despidos

Compartir

En la planta 1 de Cresta Roja, unos 300 empleados, que hace cuatro meses que no cobran sus sueldos, mantenían un bloqueo desde hace dos semanas en repudio al plan de reducción de personal presentado por la empresa, en el cual, en principio, cesantearían a 800 operarios, aunque denuncian que el fin de la patronal es llevar el número de 1.360 trabajadores a 180. "Somos despedidos en cuotas", denunció uno de los laburantes que pelea por recuperar su puesto de trabajo.

Los empleados fueron perseguidos por las calles del barrio La Unión hasta la ruta 205 y las vías del ferrocarril que va hacia Cañuelas, donde volvieron a intentar reagruparse y hacer un corte de ruta para denunciar esta situación. "Lo único que queremos es entrar a trabajar". En reclamos por su reincorporación, los exempleados realizaron un acampe en la planta de Tristán Suárez y desde temprano denuncian que Gendarmería quiere desalojarlos. Hay numerosos trabajadores heridos con balas de goma después del brutal accionar de las fuerzas represivas.

El Gobierno envió más de mil efectivos de Gendarmería a reprimir con balas de goma, gases lacrimógenos y camiones hidrantes a los trabajadores de Cresta Roja.

Leiva confirmó también la detención de dos personas, que hasta el momento no fueron identificadas por las autoridades.

En diálogo con FM La Patriada, Leiva aseguró que en la empresa "hoy solo quedan la mitad de los trabajadores que había en 2015" y criticó duramente al gobierno: "Vidal nos dijo que nos iba a ayudar y nos mandan a reprimir".

Compartir