Peña admitió pérdida de confianza y hoy Macri habla con Trump

Compartir

La charla telefónica entre Macri y Rajoy constituyó un nuevo gesto de sintonía entre los mandatarios que, a principios de abril, se reunieron en Buenos Aires y compartieron actividades con el objetivo de promover inversiones españolas en el país. Estados Unidos, a través de un comunicado de la Casa Blanca, señaló su respaldo al programa de reformas económicas de Macri, que está "orientado al mercado, enfocado en el crecimiento y ha mejorado el futuro de la Argentina". "Tenemos plena confianza en ese cambio".

"La solución a nuestros problemas depende de los argentinos".

Por otro lado, el 76,9 por ciento consideró como algo negativo que el Gobierno tomara la decisión de acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI) para solicitar un crédito Stand-by, frente al 20,9 por ciento que aprobó la salida.

"Está una parte importante del equipo económico negociando las condiciones del préstamo, que es un préstamo preventivo, para evitar una crisis mayor", remarcó Frigerio, convencido de que "tomar una línea de crédito" es una opción para todos los miembros socios del FMI, organismo del que Argentina "nunca dejó de ser socia". En apenas cuestión de días, el gobierno de Mauricio Macri logró retrotraer a la sociedad a palabras que creía olvidadas, y debió dejar de lado todo el armado electoral de 2019 para concentrarse en lo inmediato: salir de una crisis económica financiera que él mismo generó a través de su política monetaria. Es un buen auditor para el país.

Si bien la mayoría de analistas descartan que la situación sea la misma a 2001 en el país, que lleva varios meses seguidos con la economía en alza, el gobierno no consigue erradicar la todavía alta inflación, un problema que intensifica la dependencia que del dólar tienen los argentinos, hartos de los vaivenes del peso.

La intención de establecer una comunicación con el presidente norteamericano fue confirmada por Cristiano Rattazzi, el titular del grupo FCA y uno de los empresarios que participaron del encuentro del viernes con Macri.

En ese sentido, el empresario sostuvo que la Argentina "tiene que encaminarse a ser un país moderno, serio y normal" y reclamó un dólar aún más elevado: "A 26 pesos me parece perfecto para exportar más y penalizar las importaciones superfluas, dejándolo libre llegaría al valor que yo digo".

Por su parte, el dirigente radical y ex diputado nacional Ricardo Alfonsín afirmó hoy que espera que "las recetas del FMI no sean las de siempre porque vamos a tener dificultades" y reiteró la necesidad de que la negociación del Gobierno con el organismo internacional se dé en el marco de un "diálogo con todas las fuerzas políticas".

Compartir