Más muertes por cáncer de ovario

Compartir

Los síntomas más comunes suelen ser dolor abdominal bajo, trastornos en el ciclo menstrual, aumento repentino en el volumen abdominal, hinchazón continua en esa zona, dificultades para comer, sentirse satisfecho con rapidez, anemia, dolor de pelvis, necesidad de orinar constante y sangrados vaginales anormales.

Para hacer la detección de los tumores se puede apoyar en ultrasonidos endovaginales en mujeres postmenopáusicas, de detectarse en las primeras etapas, el cáncer de ovario es curable hasta en 80%.

Por lo que invitó a las mujeres oaxaqueñas a someterse a exámenes pélvicos, pruebas de papanicolau y evaluaciones médicas para el control del cáncer, se pueden hacer muchas cosas para proteger nuestra salud, las consultas médicas pueden ayudar a prevenir enfermedades y a detectar problemas que tal vez necesiten tratamiento.

Informó que a partir de 2017 se determinó que el 8 de mayo se considerara como el Día Mundial del Cáncer de Ovario como una forma de conscientización para disminuir las muertes por este padecimiento.

La mayoría de los casos se diagnostican entre los 40 y los 59 años de edad, no obstante, hay un número significativo de casos desde los 30 años, el Instituto Nacional de Cancerología, reporta más de 2 mil 500 nuevos casos por año, con lo que ocupa el tercer lugar de los cánceres ginecológicos en México.

La paciente de cáncer de ovario, necesitará llevar su tratamiento de manera integral, incluyendo asistencia de nutrición oncológica, terapia de rehabilitación, salud emocional, con psicología o psiquiatría según requiera, además de atención en clínica del dolor y en diagnósticos desfavorables se requiere de cuidados paliativos.

Cuando existe antecedente familiar, la mujer podría tener alto riesgo de padecer un cáncer de ovario, por lo que sería necesaria una cirugía para extirparlos, en espera que ya cuente con los hijos deseados, sin embargo, no se elimina por completo la vulnerabilidad. Asimismo, el cáncer de ovario secreta hormonas que producen un crecimiento excesivo del revestimiento interno uterino, un aumento en el tamaño de las mamas o un mayor desarrollo del vello.

Compartir