Shell vende sus estaciones de servicio en Argentina

Compartir

La empresa petrolera Shell vendió hoy sus activos en Argentina a una compañía brasilera llamada Raízen.

Shell mantiene sus intereses en exploración y extracción en Vaca Muerta, que no estaba incluida en el acuerdo con Raízen. "Este acuerdo es el resultado de un proceso de licitación competitiva y se espera que la venta finalice este año", comunicó la petrolera.

La venta incluye la Refinería de Buenos Aires, unas645 estaciones de servicio, LPG, los negocios de combustibles marítimos, combustibles de aviación, asfaltos, químicos y lubricantes, así como las actividades de suministro y distribución en el país, indicó la compañía anglo-holandesa.

Raízen es una sociedad entre Shell (50%) y la brasileña Cosan (50%), que se formó en 2011.

En Brasil, Raízen está presente en 68 aeropuertos, otras tantas terminales de distribución de combustible, y vende aproximadamente 25.000 millones de litros de combustible para la industria del transporte y el segmento retail, con lo cual su volumen de negocios es de US$ 24.000 millones por año.

Raízen es un productor brasileño de biocarburantes y distribuidor de gasolina que cuenta con más de 6.000 estaciones de servicio en Brasil, para las que utiliza la marca Shell.

En ese sentido, el director Global de Shell Downstream, John Abbott, también se pronunció respecto de la millonaria transacción que llevó adelante la empresa de la que es parte: "Nuestro plan es continuar prosperando en el mercado argentino del downstream a través de Raízen".

"La compañía ve un gran potencial de crecimiento a largo plazo en los no convencionales del país", dijo Shell. "Raízen nos ha generado un gran valor en Brasil y, bajo este acuerdo, seguiremos siendo un importante proveedor de combustible para la Argentina". Shell resaltó que Raízen "es una empresa líder en producción de azúcar, etanol y bioenergía en Brasil". Además, la operación se enmarca en un proceso de revisión del negocio de downstream que Shell comenzó en Argentina en agosto de 2016.

En el camino quedaron Quiñenco, brazo inversor del grupo Luksic; el grupo Southern Cross, fondo inversor liderado por Norberto Morita -miembro del directorio de un conjunto de firmas en la región y socio de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) y del Cippec; las compañías Trafigura y Vitol, dos de las mayores empresas de comercialización de combustibles del mundo; PetroChina Co., el mayor explorador de petróleo y gas del gigante asiático, y a la argentina Pluspetrol S.A.

Para organizar las escisiones en la Argentinala, Royal Dutch Shell contrató al Credit Suisse Group AG. Los activos vendidos son la misma operación que presidió Juan José Aranguren, actual ministro de Energía de Cambiemos, durante 12 años.

Compartir