Premio Cervantes dedica galardón a víctimas de represión en Nicaragua

Compartir

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez dedicó el Premio Cervantes, que le fue concedido este lunes en España, a la memoria de los manifestantes "asesinados" en su país en las violentas protestas contra una polémica reforma del sistema de pensiones.

"Quería dedicar el premio a la memoria de los nicaragüenses que han sido asesinados en las calles por reclamar justicia y democracia y a los miles de jóvenes que siguen luchando por que Nicaragua vuelva a ser república", dijo Ramírez en el paraninfo de la universidad madrileña de Alcalá de Henares en su discurso de aceptación del premio Cervantes.

Ramírez quiso con sus palabras y con un crespón negro en su solapa recordar los sucesos ocurridos en su país, donde cinco días de protestas contra una reforma de la seguridad social anunciada por el Gobierno de Daniel Ortega, y posteriormente derogada, dejaron como resultado al menos 27 muertos y más de 100 heridos.

La manifestación fue convocada por nicaragüenses residentes en España, que según dijeron representan a una comunidad de más de 30 mil personas.

"Como novelista no puedo ignorar la anormalidad constante de las ocurrencias de la realidad en que vivo, tan desconcertantes y tornadizas, y no pocas veces tan trágicas pero siempre seductoras", señaló Ramírez, de 75 años, "cerrar los ojos es traicionar al oficio".

Había iniciado su discurso en la gala de recepción del Premio Cervantes.

Expresó también que aunque la historia se escribe a favor o en contra de alguien, la novela en cambio no toma partido, pues se trata de una conspiración permanente contra las verdades absolutas.

"Si un día me aparté de la literatura para entrar en la vorágine de una revolución que derrocó a una dictadura fue porque seguía siendo el niño que se imagina de rodillas en el suelo de la venta presenciando la función de títeres del retablo del Mese Pedro, ansioso de coger un mandoble para ayudar a Don Quijote a descabezar malvados", explicó el escritor respecto a su vida política contra el sandinismo.

Doctor en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua y periodista en activo, Ramírez fue vicepresidente de Nicaragua entre 1985 y 1990 y miembro del partido izquierdista Frente Sandinista.

Compartir