Disidentes de las FARC asesinaron a un equipo periodístico ecuatoriano

Compartir

A las 10.50 hora local de hoy mismo (15.50 GMT) venció el plazo dado anoche por Moreno, para que los secuestradores del equipo periodístico del diario El Comercio, den una prueba de vida de los cautivos, y en breve el mandatario dará un mensaje al país.

"Hemos reiniciado las operaciones militares y policiales en el área fronteriza, que fueron suspendidas, y dispuesto inmediatamente el despliegue de las unidades elite".

"No hemos recibido pruebas de vida y lamentablemente tenemos información que confirma el asesinato de nuestros compatriotas (tres periodistas secuestrados por las FARC)", declaró el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, respecto a la situación de los periodistas secuestrados por la Fuerza Alternativa Revolucionario del Común (FARC), en la frontera norte con Colombia.

También exigieron que se investigue y se le brinde al país y a las familias ecuatorianas explicaciones sinceras y suficientes de lo que sucedió y sobre todo una respuesta por parte del gobierno colombiano. "Más allá de los esfuerzos realizados he confirmado que estos criminales parecería que nunca tuvieron la voluntad de regresarlos sanos y salvos".

Según confirmaron diferentes medios colombianos y ecuatorianos, el secuestro y asesinato de los tres trabajadores de prensa fue organizado por el grupo "OliverSinisterra", liderado por el ecuatoriano Walter "El gaucho" Arízala, disidente de la FARC.

"Hemos tomado contacto con organismos de cooperación internacional, la iglesia ecuatoriana y Cruz Roja para iniciar inmediatamente el proceso de localización y la repatriación de los cuerpos de nuestros compatriotas", puntualizó.

El periodista Javier Ortega (36 años), el fotógrafo Paúl Rivas (45 años) y el conductor Efraín Segarra (60 años) fueron secuestrados en la zona de Mataje, en la provincia de Esmeraldas, frontera con Colombia cuando realizaban un reportaje para el diario El Comercio sobre la creciente inseguridad en la zona desde enero.

La coordinación de acciones en la zona fronteriza se realiza de manera conjunta con el alto mando militar y policial de Colombia, cuyos integrantes se encuentran en Quito.

Por otro lado, las representaciones de las Naciones Unidas en Colombia y Ecuador rechazaron el hecho y aseguraron que actos de lesa humanidad como los perpetrados contra este equipo periodístico son inaceptables.

Compartir