Bombardeos a Siria fueron exitosos: Francia y Reino Unido

Compartir

"Estamos seguros de nuestra evaluación de que es altamente probable que el régimen sirio fuera responsable de este ataque y de que su patrón persistente de comportamiento significó que era altamente probable que continuara utilizando armas químicas", ha dicho May. Además, afirmó que fue "necesario" para evitar "más sufrimiento humano".

También discutieron la necesidad de revigorizar los esfuerzos multinacionales de estabilización en Siria para garantizar la derrota a largo plazo del Estado Islámico (EI).

"Hemos actuado porque está en nuestro interés nacional prevenir el uso futuro de armas químicas en Siria y apoyar el consenso global de que estas no deben utilizarse, ni en Siria ni en las calles del Reino Unido", ha expresado la primera ministra.

La Cámara de los Comunes del Reino Unido se reúne por primera vez desde los ataques aéreos dirigidos por Estados Unidos contra Siria.

Trump ordenó el viernes ataques precisos contra instalaciones militares sirias en conjunto con Reino Unido y Francia en una acción coordinada.

La principal crítica que enfrentó May fue por haber tomado la decisión de atacar militarmente otro país sin la aprobación del Parlamento, como establece el derecho interno y sin la autorización del Consejo de Seguridad, como requiere el derecho internacional.

Mientras tanto, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, expresó hoy preocupación por el ataque encabezado por Estados Unidos en Siria, y pidió la adherencia a la Carta de la ONU y al derecho internacional sobre el asunto.

El Ministerio de Defensa ruso estima que EEUU, Francia y Gran Bretaña emplearon en el ataque contra Siria 103 misiles de crucero, bombas guiadas y misiles aire-tierra lanzados desde buques y aviones de combate emplazados en el mar Rojo, el Mediterráneo y la zona de Al Tanaf, y que la defensa antiaérea siria interceptó 71 proyectiles con sistemas de fabricación rusa S-125, S-200, Buk, Kvadrat y Osá.

Compartir