Rusia brinda protección al equipo de la OPAQ en Siria

Compartir

La embajada británica en La Haya denunció poco antes que Siria y Rusia no han autorizado el acceso a Douma de los inspectores de la OPAQ que investigarán y determinarán si se usaron armas químicas en el ataque, si bien no se pronunciarán sobre quién fue el responsable del mismo.

En su declaración divulgada este 16 de abril, Uzumcu dijo haber informado a los países miembros del Consejo Ejecutivo de la OPAQ de que el equipo de expertos de este organismo internacional aún no ha empezado su labor en Duma donde, según afirman varios países occidentales, se perpetró un ataque químico.

"Entendemos que los rusos podrían haber visitado el lugar del ataque".

En presencia de los embajadores francés, británico y ruso, Ahmet Uzumcu declaró en la Haya, sede de la OPAQ, que los "sirios y rusos alegaron problemas de seguridad", según el embajado británico en Holanda, Peter Wilson.

El supuesto ataque químico del 7 de abril en Duma - entonces último bastión rebelde- sigue movilizando a las grandes potencias luego que el sábado Estados Unidos realizara un bombardeo coordinado con Francia y Gran Bretaña en sitios sospechosos de almacenar armas químicas en Siria.

Moscú condenó a los aliados occidentales por realizar el ataque sin esperar las conclusiones de una inspección de la OPAQ sobre el presunto ataque con gas.

Rusia rechazó las acusaciones de uso de armas químicas en Duma por parte del Gobierno sirio al asegurar que se busca justificar una intervención militar en el país árabe.

La fuerza tripartita lanzó al menos 103 misiles crucero desde aviones y buques en bases del mar Rojo, el Mediterráneo y Al Tanaf contra tres instalaciones relacionadas con un supuesto programa clandestino de armas químicas del régimen sirio, pero el sistema aéreo ruso instalado en Siria interceptó 71 cohetes.

Rusia, por su parte, calificó de "montaje" el supuesto empleo de agentes tóxicos en Duma e insistió en que los expertos de la OPAQ lleven a cabo una investigación sobre el terreno.

Al respecto, el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, señaló que primero se produjo un castigo contra Siria y luego se permitió a los inspectores hacer su trabajo. El Gobierno sirio y su aliado Rusia niegan la participación del ataque.

"A los directores de este espectáculo ni siquiera les incomodaba el carácter absurdo de la situación, ya que Guta Oriental ya estaba prácticamente liberada, mientras que en Duma se había logrado un acuerdo con los últimos grupos armados para proporcionarles acceso a un corredor humanitario seguro con el fin de que salieran a la provincia de Idlib junto con sus familias", ha denunciado el representante.

Compartir