La cantante Conchita Wurst confiesa que tiene VIH

Compartir

Me hubiese gustado ahorrarles cualquier tipo de atención relativa al estado serológico de su hijo, nieto y hermano. "Mis amigos también lo saben desde hace bastante tiempo y lo tratan con una imparcialidad que desearía para todos los involucrados", añade. Exhortó que no quiere que se les estigmatice a las personas infectadas del VIH.

"Hoy ha llegado el día de liberarme de la espada de Damocles por el resto de mi vida: he sido VIH- positivo durante muchos años".

Este dato "es irrelevante para la opinión pública, pero un exnovio me amenaza con hacer pública esta información privada, y yo no le daré a nadie el derecho de causarme miedo e intentar de esta manera tener influencia en mi vida", añadió.

Afirmó que recibió tratamiento tras el diagnóstico y desde hace muchos años se encuentra bajo el umbral de detectabilidad, por lo que no puede transmitir el virus de inmunodeficiencia humana (HIV), que causa el sida.

No quise hacerlo público hasta ahora por varias razones.

Salir del armario es mejor que ser descubierto por terceros.

Según explicó en Instagram, Wurst espera que su confesión pública ayude a que los portadores del virus no sean estigmatizados.

"En segundo lugar, es una información que creo que es principalmente relevante para aquellas personas con quienes el contacto sexual es una opción", ha añadido a sus argumentos. "La información sobre mi estado del VIH puede ser nueva para vosotros, pero para mí no lo es". Estoy bien y más fuerte, motivado y liberado que nunca. "¡Gracias por su apoyo!", dice la intérprete de "Rise Like a Phoenix", balada con la que triunfó en el 59° Festival de la Canción de Eurovisión.

Compartir