Estados Unidos está listo para bombardear de nuevo Siria

Compartir

Trump y sus aliados ordenaron la rápida misión militar de una noche sobre objetivos en Siria en respuesta a las sospechas de un ataque con armas químicas hace una semana en el enclave rebelde de Duma, que dejó más de 40 muertos.

Justo antes del amanecer del sábado, comenzaron a escucharse explosiones alrededor de la capital siria, que se extendieron por 45 minutos y se mezclaron con el rugido de los aviones de combate.

"¡Misión cumplida!", había escrito Trump en Twitter, donde saludó los ataques "perfectamente ejecutados". Gracias a Francia y al Reino Unido por su sensatez y el poder de sus excelentes fuerzas armadas.

"Si el régimen sirio usa sus gases venenosos nuevamente, Estados Unidos está cargado y engatillado", advirtió. Sin embargo, Haley reiteró que Washington está "preparado para mantener esta presión, si el régimen sirio es lo suficientemente tonto como para poner a prueba nuestra determinación".

El sábado, Francisco ya se había mostrado “preocupado por Siria” en una conversación que tuvo con el patriarca ortodoxo de Moscú, Cirilo, en la que ambos religiosos hablaron de “frenar la guerra” en el país asiático luego del bombardeo de Estados Unidos, Francia y Reino Unido que no tuvo aval de Naciones Unidas.

Durante sus respectivas intervenciones, el resto de líderes abogaron en su mayoría por buscar una solución al conflicto en el marco del derecho internacional, los derechos humanos y las resoluciones de las Naciones Unidas.

Los funcionarios de Defensa de los países involucrados en el ataque dieron diferentes versiones de las advertencias dadas a los rusos.

La reunión del Consejo de Seguridad fue convocada, a petición de Rusia, tras el ataque con misiles contra posiciones sirias que, según el Pentágono, participaban en el programa de armas químicas del régimen de Al Assad.

Por su parte, en Bruselas el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, llamó a Rusia a que "demuestre responsabilidad" en Siria.

En la misma línea, May dijo desde Londres que alertaron por "todos los medios diplomáticos posibles" para disuadir a Al Assad de usar armas químicas pero esos esfuerzos "fueron frustrados repetidamente" por Siria y Rusia.

El grupo anti- guerra Answer Coalition consideró los ataque como un "ultraje" y condenó el "asalto criminal contra el pueblo sirio" perpetrado por Washington.

Un camarógrafo graba las ruinas de un edificio que albergaba al Centro de Investigación y Estudios Científicos en el distrito de Barzeh district, norte de Damasco.

El presidente ruso Vladimir Putin también "condenó duramente" la acción militar a Siria y la calificó como "un acto de agresión contra un estado soberano".

En Irán, el guía supremo Alí Jamenei apuntó que los líderes de Estados Unidos, Francia y Reino Unido "son criminales (...), no conseguirán nada y no sacarán beneficio alguno".

Pese a esta incertidumbre, Johnson descartó que haya necesidad de más ataques contra Siria.

"Los cohetes alcanzaron exitosamente cada objetivo", afirmó la vocera del Pentágono Dana White.

La OPAQ aseguró que, a pesar de los ataques, su equipo de investigadores "seguirá con su despliegue" en Siria "para establecer los hechos relativos a las acusaciones de uso de armas químicas en Duma".

Compartir