Cuerpos de periodistas asesinados estarían en Colombia: MinDefensa de Ecuador

Compartir

En la mañana de este sábado no se conocían más detalles de las operaciones.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, confirmó la muerte del periodista Javier Ortega (36 años), el fotógrafo Paúl Rivas (45 años) y el conductor Efraín Segarra (60 años), del diario ecuatoriano.

El organismo agregó que también el "grupo liderado por Guacho", responsable del crimen, le solicitó colaborar con la entrega.

La última vez que se les vio con vida fue en un video difundido el 3 de abril, en el que aparecían con cadenas al cuello, clamando por un trato con los captores.

Tras la divulgación de las fotos de los rehenes ejecutados que no terminaron de convencer a las autoridades, Moreno había dado el jueves un plazo de doce horas para que los captores entregaran una prueba de vida, que nunca apareció. Moreno dijo que incluyeron al "narcoterrorista alias Guacho" en la lista de los "más buscados de Ecuador" y ofreció una recompensa de 100.000 dólares por información que conduzca a su captura en Ecuador o en Colombia.

Los mandatarios que asistieron en Lima a la VIII Cumbre de las Américas se solidarizaron este sábado con Ecuador y su gobierno por el asesinato de los tres periodistas de ese país que habían sido secuestrados en la frontera con Colombia, atribuido a un grupo disidente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC).

La cancillería colombiana informó hoy que la ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, y el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, viajarán a Quito, para el encuentro con sus pares de Ecuador.

El catedrático de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) Fernando Carrión advierte de que un enfoque exclusivamente militar contra las drogas puede desatar una gran pérdida de vidas humanas, secuestros y extrema violencia como sucedió en México en el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012).

"Ecuador y Colombia deben tomar medidas y lastimosamente van a ser violentas".

Ecuador afronta una inusitada oleada de violencia y ataques a la fuerza pública en el área de Mataje desde enero pasado, que deja siete muertos y 42 heridos entre civiles y uniformados.

Compartir