Colombia despliega militares en la frontera con Ecuador tras muerte de periodistas

Compartir

La ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, quien en el pasado ejerció el periodismo, señaló en un comunicado que "como experiodista, esta clase de cobarde ataque de profesionales haciendo su trabajo y sirviendo al interés público" le es "muy próximo".

"Por Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, el Foro se mantiene en su exigencia de respuestas de Colombia y Ecuador por el manejo del secuestro y exhorta a que este asesinato no quede en la impunidad".

El grupo de disidentes de las Farc liderado por el guerrillero alias "Guacho", solicitó el retiro de las tropas militares tanto ecuatorianas como colombianas de la frontera para poder hacer entrega de los cuerpos de los periodistas ecuatorianos asesinados.

Ortega de 32 años, Rivas de 45 y Segarra de 60, cumplían una misión periodística cuando fueron secuestrados el pasado 26 de marzo. "El mensaje es a todas las ecuatorianas y ecuatorianos y es así: Con profundo pesar, lamento informar que se han cumplido las doce horas de plazo establecido, no hemos recibido pruebas de vida y lamentablemente tenemos información que confirma el asesinato de nuestros compatriotas", reveló el mandatario ecuatoriano en una multitudinaria rueda de prensa en Quito. "Más allá de los esfuerzos realizados, se ha confirmado que estos criminales parecería que nunca tuvieron la voluntad de entregarlos sanos y salvos", dijo. Hemos sido siempre un país de paz, de tolerancia, respeto.

El gobernante colombiano remarcó que ya comenzaron las operaciones en ambos lados de la frontera entre Ecuador y Colombia para hallar a los autores del crimen.

Las autoridades han señalado a esta agrupación de los hechos de violencia ocurridos en la zona fronteriza de Ecuador desde inicios de 2018.

En medio de las acciones coordinadas, las Fuerzas Armadas ecuatorianas indicaron que en la zona de Mataje, donde fueron secuestrados los periodistas, arrestaron a nueve "sospechosos" e incautaron armas y municiones.

Después de la firma del Acuerdo de Paz entre el Gobierno colombiano y representantes de la FARC en 2016, el combatiente decidió separarse y trasladarse hacia la zona limítrofe entre Ecuador y Colombia, específicamente en las cercanías de Tumaco, departamento de Nariño (suroeste colombiano).

"Lo que estamos viviendo ahora es una herencia del conflicto y de la falta de resolución de estrategias claras para la desmovilización de las FARC", explica la internacionalista ecuatoriana Katalina Barreiro, del Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN).

Compartir