Aprueba INE reducción a tres bloques el primer debate presidencial

Compartir

"El primer debate televisivo en México se organizó el 12 de mayo de 1994, participaron los candidatos presidenciales de los tres partidos políticos con mayor representatividad nacional (PAN, PRD y PRI) y estuvo coordinado por la Cámara de la Industria de la Radio y Televisión (CIRT)". El Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó las modificaciones al formato de los debates entre candidatos presidenciales de forma unánime.

En el acuerdo, también se instruye a la Coordinación Nacional de Comunicación Social para que, junto con la Dirección Ejecutiva de Administración, realice las gestiones necesarias a fin de materializar la realización, producción y organización de los debates, conforme al formato y reglas aprobadas por el Consejo General.

En entrevista, después de reunión de consejeros electorales en la Escuela Libre de Derecho de Puebla, el consejero presidente detalló que el INE ya recibió la solicitud de los candidatos al Senado de Juntos Haremos Historia, Nancy de la Sierra Arámburo y Alejandro Armenta Mier, para pedir dos debates durante el periodo de campaña.

El organismo detalló que busca que los próximos encuentros sean inclusivos y más dinámicos, basándose en la revisión de distintos formatos en países democráticos y siguiendo algunos criterios de comparación. El formato que utiliza es el denominado Town-Hall que implica un público presente que puede realizar preguntas y es seleccionado a través de una empresa encuestadora.

El segmento 1 de cada bloque iniciará con una pregunta común para todas las candidaturas, con un contenido específico que acote cada subtema, realizada por un moderador.

Durante este primer segmento, las y los moderadores deberán permitir la primera respuesta de la y los candidatos hasta por un minuto sin interrupciones, en tanto no se desvíe de la pregunta planteada, para posteriormente realizar preguntas de seguimiento.

Los moderadores serán Denise Maerker, Azucena Uresti y Sergio Sarmiento, y el orden de su participación así como el de los candidatos serán sorteados, para evitar críticas a que se quería perjudicar o ayudar a algún político. En el segundo, por ejemplo, habrá público participativo y en el tercero se tomarán preguntas a través de redes sociales.

"De esta manera, los debates pueden convertirse en mecanismos para garantizar la equidad de la contienda, debido a la atención ciudadana y mediática que reciben estos ejercicios". La candidata y los candidatos tendrán una bolsa de dos y medio minutos para contrastar sus propuestas y no podrán tener participaciones de más de un minuto.

Compartir