Mark Zuckerberg ganó 3 billones USD después de testificar ante el Congreso

Compartir

La primera declaración parlamentaria del máximo responsable -que respondió durante alrededor de 10 horas a legisladores del Senado y la Cámara de Representantes estadounidenses estos dos últimos días- dio inicio a una nueva era de control gubernamental de Facebook, cuyo rápido surgimiento superó cualquier reglamentación existente en el momento de su fundación.

Por eso, consideró, es importante cuidar la información que se comparte: "Entre menos información demos, es mucho mejor, es muy importante que no demos información de nuestras ubicaciones, información personal... que no tengamos una cuenta pública, porque en el caso de una cuenta pública, ahí si tienen acceso hasta usuarios que no son de Facebook pueden acceder a toda nuestra información, es por eso que es muy importante leer el contrato de privacidad y en las configuraciones seleccionar a quienes vamos a compartir esa información". Así que hubo pocas preguntas duras de seguimiento.

Las acciones han bajado un 16% desde el máximo histórico que alcanzaron antes de que salió a la luz el escándalo de datos de Cambridge Analytica. que ahora dice Facebook ha afectado a 87 millones de usuarios.

Zuckerberg aclaró que las medidas sobre internet deberían ser estudiadas cuidadosamente.

Ya el martes, Zuckerberg aseguró que Facebook daría la bienvenida a las regulaciones, pero solo si son las "correctas".

La compañía no hace un seguimiento de no usuarios con "fines de seguridad", dijo Zuckerberg, sin ahondar.

"Congresista, en general, recolectamos datos de personas que no se han registrado en Facebook", admitió el CEO ante la pregunta del senador Ben Lujan.

Muchas de las respuestas de Zuckerberg ante el Congreso sirvieron como un curso intensivo para principiantes sobre Facebook, o de información básica sobre el modelo de negocios de la red social. El presidente de Facebook trató de mantener la calma ante las duras preguntas de legisladores como el demócrata Bobby Rush, que llegó a comparar su negocio con las tácticas de vigilancia que empleó el director del FBI de J. Edgar Hoover contra activistas "subversivos" durante el siglo pasado.

Compartir