Trump eleva la tensión en Siria

Compartir

A la pregunta de si la reciente advertencia del mandatario complica la planificación de una respuesta estadounidense o representa una amenaza para la seguridad nacional, la Casa Blanca se había manifestado de boca de la portavoz Sarah Sanders: "No, en absoluto". "Todas las opciones están sobre a mesa, y la decisión final no ha sido adoptada", expresó.

A primera hora de ayer, Trump recurrió a Twitter para amenazar con represalias por el supuesto uso de armas químicas en Duma, cerca de Damasco.

"Rusia se compromete a derribar todos y cada uno de los misiles disparados contra Siria".

Pide a Rusia que esté preparada porque está dispuesto a cumplir su amenaza de lanzamiento de misiles en territorio Sirio.

Por su lado, el secretario de Defensa norteamericano, Jimm Mattis, dijo que el Pentágono está "listo" para presentar las opciones de acción militar, y agregó que "aún estamos evaluando la inteligencia, con nuestros aliados", sobre el presunto ataque químico en la ciudad de Duma, en Guta Oriental.

Esto a un día que dijo que los misiles norteamericanos "llegarían" pronto a Siria sin importar el respaldo de Rusia al régimen del "animal" Bashar Al-Assad, el cual criticó severamente.

"No estamos sorprendidos por una escalada tan desconsiderada por un régimen como el régimen de Estados Unidos, que patrocinó el terrorismo en Siria y aún lo hace", dijo una fuente oficial en el ministerio, según fue citada por la agencia estatal de noticias SANA.

Tras los tuits de Trump, el presidente ruso, Vladimir Putin, abogó por recuperar "el sentido común" en las relaciones internacionales.

Esta situación llevó a nuevo pico de tensión a la relación entre la Casa Blanca y el Kremlin.

Poco después, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró en un comunicado que unas 500 personas fueron atendidas en centros médicos en Duma con síntomas de exposición a agentes químicos y que unas 70 personas que estaban en sótanos murieron.

Las diferentes aerolíneas comerciales que operan en aquella región asiática han comenzado a modificar sus rutas aéreas hacia Europa y América, y es que han comenzado a evitar el espacio aéreo sirio, esto debido a que se espera un inminente ataque por parte de los Estados Unidos contra Siria en las próximas 72 horas.

Las tropas se preparan para un despliegue rápido especialmente en Damasco, pero también en Homs (centro) y en Deir Ezzor (este), según Rahman.

Además, el Gobierno sirio reiteró que el hecho de invitar a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas con el fin de que investigue lo sucedido es evidencia de que Damasco es inocente y no ha usado ese tipo de armamento.

La embajadora de Washington ante la ONU, Nikki Haley, dejó claro que un fracaso en el Consejo de Seguridad no impediría la acción de Estados Unidos y sus aliados.

Compartir