El Banco de México deja su tasa de interés en 7.50%

Compartir

El Banco de México (Banxico) anunció hoy que mantiene la tasa de interés interbancaria a un día en 7,50 % al considerar que la evolución de la inflación no genera más riesgos y dijo estar atento a la renegociación del TLCAN y al proceso electoral en el país.

La junta de gobierno del Banco de México publicó su informe de política monetaria y por unanimidad decidió mantener sin cambio su tasa de interés interbancaria en 7.50 por ciento.

Al cierre de marzo, la tasa anual de inflación general fue de 5.04%, un menor nivel al reportado al cierre de febrero pasado, cuando fue de 5.34%, y en enero de 5.55%, según datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI).

La reunión de política monetaria fue relevante porque la gráfica que muestra los estimados de los miembros de la Fed respecto al futuro de la política monetaria, indica que la mayoría de los miembros considera prudente incrementar la tasa de referencia dos ocasiones más este año.

"Las acciones de política monetaria que se han venido implementando para mantener ancladas las expectativas de inflación de mediano y largo plazo, aunadas al cumplimiento de las metas fiscales en 2017 y al compromiso de hacerlo en 2018, así como la resiliencia que ha mantenido el sistema financiero, han contribuido a que la economía mexicana esté en mejor posición para enfrentar posibles escenarios adversos", señalaron en su comunicado.

En su decisión anterior, la Junta previó que la inflación general continuaría disminuyendo, aproximándose en el año hacia la meta fijada, para alcanzarla en el primer trimestre de 2019 y mantenerse alrededor de ese nivel el resto del año.

Por ello, la autoridad monetaria ha efectuado constantes incrementos de su tasa de interés de referencia hasta ubicarla en 7,5% en su anuncio de febrero.

No obstante, remarcó que la economía seguirá enfrentando un "panorama complejo".

Entre los riesgos que podría descarrilar el pronóstico están que el peso se deprecie por un desarrollo desfavorable de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), un tono más restrictivo de la Reserva Federal de Estados Unidos, o una volatilidad relacionada con las elecciones del próximo 1 de julio.

"Entre otros riesgos destacan episodios adicionales de choques en los precios de los bienes agropecuarios o que se presenten presiones al alza en los precios de algunos energéticos", indicó el banco central.

"El balance de riesgos para la inflación mantiene un sesgo al alza asociado a los riesgos descritos, en un entorno con un alto grado de incertidumbre", remarcó.

Compartir