Rusia niega haber envenenado a exespía en Reino Unido

Compartir

El uso de un agente nervioso letal contra ciudadanos británicos en suelo británico es un escándalo.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, dijo que Moscú sólo responderá a Reino Unido sobre el envenenamiento del exespía doble SerguéiSkripal cuando ese país "cumpla sus obligaciones" de acuerdo a la Convención de Armas Químicas y le entregue una muestra de la sustancia que supuestamente se empleó.

"Parece que podría ser Rusia basado en toda la evidencia que ellos tienen", dijo Trump a periodistas en uno de los jardines de la Casa Blanca, para añadir que tiene en agenda una conversación en la jornada con la primera ministra británica Theresa May.

"Si tomamos en cuenta una serie de muertes de traidores que ocurrieron en el territorio de Inglaterra, me da la impresión de que -esa es mi opinión- los británicos se aprovechan de los traidores, después de lo cual los sacrifican y luego afirman que fue Rusia quien lo hizo", explicó Kovaliov.

Se trata "de la primera vez que se usan gases nerviosos en Europa desde la Segunda Guerra Mundial", añadió Johnson. Las investigaciones británicas determinaron que Litvinenko fue asesinado por ex agentes rusos.

El diario The Times, citando a un funcionario del gobierno sin identificar, habló también de la posibilidad de que Londres lance un ciberataque, por ejemplo diseminando un virus en sistemas informáticos estratégicos rusos.

La policía realiza una investigación criminal en la que están involucrados cientos de policías con el fín de llevar "a los criminales a la justicia".

"Es una auténtica tortura, es imposible de imaginar". Aún en pequeñas dosis, el dolor puede durar semanas.

Por su parte, el Ministerio ruso de Exteriores rechazó las declaraciones de la premier.

Además de Skripal y su hija, que están graves, un policía británico que les atendió está hospitalizado, pero su estado es mejor.

El presidente estadounidense Donald Trump, que acababa de cesar al secretario de Estado Rex Tillerson, no discrepó este miércoles de lo expresado por el dirigente destituido y aceptó la autoría rusa.

- Expulsión de diplomáticos, un cibertaque.

El exespía fue condenado por este motivo a 13 años de prisión por alta traición por un juzgado militar ruso en 2006 y fue posteriormente liberado en un intercambio de espías entre Rusia y Estados Unidos en 2010.

Compartir