Moscú acusa a Londres de querer "desacreditar" a Rusia

Compartir

El "Reino Unido, como bien deben saber su primera ministra y su ministro de Exteriores, es miembro, al igual que Rusia, de la Convención sobre la Prohibición de Armas Químicas", dijo Lavrov.

"De Ucrania a Siria -y ahora en el Reino Unido-, Rusia sigue siendo una fuerza irresponsable de inestabilidad en el mundo, actuando con un desprecio general a la soberanía de otros Estados y la vida de sus ciudadanos", añadió.

"Nunca hay una justificación para este tipo de ataque, el intento de asesinato de un civil en territorio de una nación soberana. Y nos indigna que Rusia parece haberse involucrado de nuevo en ese tipo de comportamiento", concluyó.

Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, llevan hospitalizados en estado crítico desde que fueron encontrados inconscientes en un banco frente a un centro comercial en la ciudad.

El presidente Donald Trump respaldó hoy el ultimátum que dio Reino Unido al gobierno de Rusia para que explique su posible involucramiento en el ataque químico contra de un exespía ruso que fue hospitalizado y permanece en estado grave.

May indicó que el envenenamiento ocurrió "con el telón de fondo de un patrón bien establecido de agresión del estado ruso" y aseguró que Londres está listo para adoptar "medidas mucho más amplias" contra Rusia que en el pasado.

La primera ministra británica, Theresa May, afirmó hoy en el Parlamento que consideraba "altamente probable" que Rusia sea responsable del envenenamiento de Skripal y advirtió que de confirmarse lo interpretará como un ataque "directo" al Reino Unido.

La primera ministra británica, Theresa May, dijo el lunes en la Cámara de los Comunes que la sustancia que se utilizó en el ataque contra Skripal es de naturaleza "militar" y fue fabricada en el pasado por Rusia, que todavía puede tener la capacidad de producirla.

Skripal reside en Reino Unido desde 2010, tras un intercambio de espías entre los gobiernos ruso y estadounidense.

Por "sanciones Magnitsky", Raab se refiere a la ley homónima de Estados Unidos, sin equivalente británico, que sanciona a funcionarios extranjeros implicados en abusos a los derechos humanos y que se aprobó para castigar a los responsables de la muerte del contable ruso Serguéi Magnitsky en una cárcel de Moscú, cuando investigaba la corrupción en el Kremlin. Están trabajando con métodos de la guerra fría. También consideran otras teorías alternativas: parte de una guerra interna en Rusia entre los servicios alrededor de Vladimir Putin en plena elección o una disputa personal entre agentes, que nadie descarta.

Compartir