May ve "altamente probable" que Rusia sea responsable de envenenar al exespía

Compartir

Hablando el lunes ante el parlamento británico, May dijo que estaba claro que Skripal y su hija Yulia, quienes se encuentran hospitalizados en condición crítica, "han sido envenenados con un agente nervioso militar del tipo desarrollado por Rusia".

Theresa May indicó que de demostrarse la participación del Kremlin, sería considerado como un "uso ilegal de la fuerza por parte del estado ruso contra el Reino Unido".

Sin embargo Lavrov acusó a Londres de "colonialismo" y rechazó el "ultimátum" de May, que dio a Rusia hasta medianoche de este martes para dar explicaciones.

A partir de esa evidencia, así como del registro histórico de "asesinatos patrocinados por el Estado" de Moscú y "la visión de Rusia sobre algunos desertores como blancos legítimos de asesinatos", el Gobierno británico ha concluido que "es altamente probable" que el Kremlin sea "responsable" del ataque, dijo la primera ministra.

Además, convocó ayer a una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional.

May dijo que Gran Bretaña considerará medidas fuertes en caso que las explicaciones rusas resulten insuficientes, aunque no dio más detalles.

Sergei Skripal, que se refugió en el Reino Unido tras haber sido liberado en un intercambio de espías entre Rusia y Estados Unidos en 2010, fue enviado 1993 por la agencia militar rusa (GRU) a España, donde fue detectado por el Centro Superior de Información de la Defensa (CESID, antecedente del actual CNI, el servicio de inteligencia español), según ha revelado el diario The Times.

El diputado Tom Tugendhat, que preside el comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de los Comunes, dijo este lunes que el crimen tiene "toda la mala pinta de un intento de asesinato auspiciado por un Estado".

"Investiguen en su país y después discutiré con usted", respondió Putin a un periodista de la BBC mientras visitaba unos invernaderos en la región de Krasnodar, conocida como el granero de Rusia, acompañado de un grupo de reporteros.

Rusia, por su parte, calificó las declaraciones de May como un "espectáculo circense".

Zajarova recomendó a Londres que, "antes de inventar nuevas historias", informe sobre los resultados de las investigaciones sobre la muerte en el Reino Unido del exespía Alexander Litvinenko o del oligarca Boris Berezovski en 2006 y 2013, respectivamente.

Horas antes el presidente ruso, Vladimir Putin, había instado a GB esclarecer qué es lo que pasó con Skripal antes de hacer conjeturas.

Se cree que Skripal continuaba trabajando para el MI6 británico, dando clases sobre cómo actuaban los servicios de inteligencia rusos en las actuales circunstancias de guerra híbrida y en el training de agentes.

Compartir