Condenan 62 años a sacerdote por abuso sexual a un menor

Compartir

"Esta es la primer sentencia condenatoria contra un cura católico pederasta en la Ciudad de México, no hay antecedente alguno y por ello representa un parteaguas en la procuración e impartición de justicia en nuestra ciudad", dijo el abogado el abogado y defensor de derechos humanos, David Peña, integrante del Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social.

"Después me nació la vocación sacerdotal y Carlos López se aprovechó de eso; él habló con mis papás y dijo que quería ser mi guía espiritual hacia el camino al sacerdocio con la condición de que yo me fuera a vivir a la iglesia y así fue como comenzaron los abusos", explicó Jesús Romero, víctima.

Un sacerdote fue condenado el pasado 8 de marzo por el delito de pederastia en la Ciudad de México, siendo esta la primera sentencia en su tipo en la capital del país. La víctima ha sido identificada como Jesús Romero Colín.

Asimismo, en conferencia de prensa, denunciaron las trabas e irregularidades por parte de las autoridades eclesiásticas para el esclarecimiento del caso, tanto como por parte de la Procuraduría General de Justicia Capitalina.

Dijeron que falta fincar responsabilidades por omisión a los obispos de Culiacán, Jonás Guerrero y de Colima, Marcelino Hernández.

Durante su intervención Jesús Romero señalo que "esta sentencia es simbólica no sólo para mi proceso y para mi lucha, sino para que sea el instrumento que permita romper la burbuja de protección e impunidad que hasta hoy mantenían muchos curas pederastas" y concluyó diciendo "yo he aprendido a superar muchas cosas en mi vida, a procesarlas, a aprender de ellas y hoy estoy sumando esto como un aprendizaje más, porque la historia no termina aquí, todavía tenemos mucho más por lo que seguir luchando".

La jueza Nayeli López Rodríguez consideró que las pruebas presentadas por la fiscalía y por los abogados de la víctima, Jesús Romero Colín, eran suficientes para demostrar que el sacerdote se valió de su posición de ministro de culto, para abusar del menor, en un caso que se remonta a 1994.

Compartir