Trump dice que Corea del Norte prometió detener pruebas de misiles

Compartir

Estas declaraciones se producen poco después de que Trump aceptara la propuesta de una reunión con el líder norcoreano, Kim Jong-un.

De lo contrario, advierte, seguirán las estrictas sanciones económicas.

Si Trump y Kim se reúnen en mayo tras la cumbre intercoreana, "una desnuclearización completa de la península coreana se pondrá en serio por el buen camino", confió ayer Moon, tal vez el mayor impulsor del acercamiento entre Washington y Pyongyang.

McMaster agradeció al Consejo de Seguridad su unidad y su apoyo y dijo que sus miembros coinciden con EE.UU. en la idea de buscar una solución diplomática, pero mantener la presión mientras tanto.

Las observaciones suponen, al parecer, un paso atrás frente a la retórica utilizada el día antes por la Casa Blanca cuando confirmó que Trump había aceptado reunirse con Kim en un par de meses "en un lugar y una fecha que aún están por determinar".

Haley dijo que, aunque aún no está claro que la oferta de Kim sea "genuina", la posibilidad de esta cumbre nunca se habría dado sin "la participación de la comunidad internacional en la campaña de máxima presión iniciada por la administración Trump".

Donald Trump pronosticó este sábado que las conversaciones con el líder norcoreano serán "un tremendo éxito", a la vez que alabó la colaboración de China y criticó la inacción de sus predecesores al asegurar que "no hicieron nada".

El sorprendente anuncio sobre la reunión entre ambos mandatarios lo hizo el jefe de la Oficina de Seguridad Nacional de Corea del Sur, Chung Eui-yong, quien se reunió este jueves con Trump en la Casa Blanca para transmitirle un mensaje de Kim Jong-un, a quien había visto el lunes en Pyongyang.

"Corea del Norte no ha realizado una sola prueba de misil desde el 28 de noviembre del 2017 y prometió no hacerlo hasta que se desarrollen nuestras reuniones".

En cuanto a la locación del encuentro, señaló que Pyongyang, la capital de Corea del Norte, no es muy probable, aunque nada se ha descartado de momento.

Precisamente la desnuclearización de la península y el fin de los ensayos balísticos han sido algunas de las prioridades de la diplomacia global en los últimos años, y por eso se trata de una oportunidad.

"Se necesitan personas que conozcan bien los expedientes y que conozcan a los norcoreanos y su lenguaje", explicó.

Löfven -que esta semana estuvo en Washington para entrevistarse con el presidente estadounidense, Donald Trump- resaltó que Suecia tiene embajada en Pyongyang desde hace cuatro décadas y que eso "le ha dado una posición y una relación con Corea del Norte, en la que sentimos que confían en nosotros".

Compartir