Tillerson no habló con Trump y desconoce la razón de su despido

Compartir

El presidente Donald Trump anunció este martes en Twitter que decidió prescindir del secretario de Estado, Rex Tillerson, y que el actual director de la CIA, el republicano Mike Pompeo, será su sustituto. Hará un trabajo fantástico. "¡Gracias a Rex Tillerson por su servicio!".

El reemplazo de Tillerson será el hasta ahora jefe de la CIA, Mike Pompeo, quien a su vez será reemplazado por Gina Haspel, quien será la primera mujer a cargo de la agencia de inteligencia norteamericana. "Felicidades a todos!", dijo.

Ya desde finales del año pasado los medios estadounidenses especulaban con la salida de Tillerson. No era ningún secreto que la relación entre el exdirector ejecutivo de Exxon Mobil y el magnate se había deteriorado, e inclusive circularon rumores de que Tillerson llamó "estupido" al mandatario, a lo que Trump contestó retándole a hacer un test de coeficiente intelectual.

Al momento de ser nominado por Trump, en torno a Tillerson se generaron dudas por sus estrechos vínculos con Rusia y el presidente Vladimir Putin. "El asunto de Irán para mí es terrible", dijo Trump.

Además, afirmó que "Pompeo tiene una energía y un intelecto tremendos". Mediante una declaración pública, Pompeo agradeció la confianza dada por el Mandatario.

En un comunicador emitido por la Casa Blanca, Trump adelantó que Pompeo continuará con el programa para volver a poner a Estados Unidos en liderazgo del mundo, "reforzando" sus alianzas, "enfrentándose" a los enemigos, así como "buscando la desnuclearización de la península de Corea".

Agrega que Pompeo sirvió en la Cámara de Representantes con un probado récord de trabajar con el otro partido político.

La Casa Blanca informó que el presidente estadunidense eligió este momento para dar a conocer los cambios en su gabinete de cara a las negociaciones inminentes con Corea del Norte y varios acuerdos de comercio.

Pompeo fue designado como jefe de la diplomacia estadounidense pocos días después del anuncio sorpresivo de una reunión entre Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un, en lugar y fecha aún por confirmar. En semanas anteriores hubo fricciones entre Trump y su canciller. Después del anuncio, Tillerson suspendió su agenda por estar "indispuesto" y acortó su viaje para poder regresar a Washington.

Compartir