Potencias económicas piden a EU retirar aranceles al acero y al aluminio

Compartir

"La primera opción de la UE siempre es el diálogo pero, llegados a la situación, responderemos", señaló la comisaria durante su intervención en el Foro en Bruselas del German Marshall Fund, donde aseguró que la UE tardaría un máximo de 90 días en actuar tras la entrada en vigor de los aranceles estadounidenses.

China pidió ayer a EEUU que retire "lo antes posible" esos nuevos aranceles, pues alertó de que tendrán un "grave impacto" sobre el comercio internacional.

La UE, que exporta cada año unos 5 mil 300 millones de euros de acero y mil 100 millones de aluminio, preparó estas medidas de represalias para tratar de recuperar unos 2 mil 800 millones de euros del perjuicio causado y, según Bruselas, en virtud de las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En Tokio, el ministro de Asuntos Exteriores de Japón, Taro Kono, calificó hoy de "lamentables" esas medidas arancelarias y advirtió de que "puede afectar mucho la cooperación económica entre Japón y Estados Unidos".

En el mismo tono se pronunció Corea del Sur, que lamentó la decisión de Trump, a quien anticipó que evalúa acudir a la OMC.

"Es un proteccionismo que ofende a estrechos aliados, como la Unión Europea y Alemania, y que limita el libre comercio", denunció la titular de Economía.

"La Unión Europea, países maravillosos que tratan muy mal a EE.UU., se está quejando de los aranceles al acero y aluminio".

Al respecto, el ministro británico de Comercio Internacional, Liam Fox, comunicó que viajará a Washington la próxima semana para defender, ante el presidente Trump, que el Reino Unido quede exento de los nuevos aranceles sobre el acero y el aluminio.

En ese sentido, señaló que "hubo un desplazamiento industrial hacia esos países, sobre todo de Asia, y eso generó preocupación en Estados Unidos, Europa y otros países industriales". La decisión era necesaria para proteger la seguridad nacional, explicó la Casa Blanca.

Eurofer subrayó que la medida es "perjudicial y contraproducente tanto para Estados Unidos como para la UE". El secretario jefe del Gabinete, Yoshihide Suga, afirmó que los envíos de acero y aluminio nipones contribuían en gran medida al empleo e industria de Estados.

Compartir