¿Cuánto se hundió la Ciudad de México después del sismo 19S?

Compartir

De acuerdo con información difundida por Animal Político, un estudio elaborado por el Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial (Centrogeo), destaca que a raíz del sismo del 19 de septiembre, la Ciudad de México se hundió diez veces más que su promedio mensual.

Este estudio se realizó mediante técnicas avanzadas de interferometría, que significa utilizar satélites y radares de microondas para detectar los cambios de elevación del subsuelo de la capital, de acuerdo con información de Conacyt.

El estudio realizado por el Centrogeo, señaló que la Ciudad sobrepasó su promedio de hundimiento anual, que era entre los 2 y los 2.5 centímetros por mes, para llegar a un promedio de 25 centímetros solo en septiembre.

"Existen varios estudios realizados con la técnica de interferometría que respaldan esta cifra".

Esta técnica sirve para hacer las mediciones a distancia de los desplazamientos que se provocan después de movimientos bruscos como erupciones volcánicas o temblores. Si la ciudad se hundía de dos a 2.5 centímetros al mes, después del sismo se fue hacia abajo 25 centímetros sólo en septiembre.

La Ciudad de México está en un proceso acelerado de hundimiento y sobre todo se debe a que está construida sobre los vestigios de un lago, aunado a la extracción de agua del acuífero y el peso propio de todas las construcciones.

Las delegaciones Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza, Iztacalco, Benito Juárez, Coyoacán e Iztapalapa son las demarcaciones que presentaron más hundimientos.

"Esta imagen tiene que ser interpretada en el marco de una serie de tiempo de distintas imágenes donde se esté estudiando el movimiento, con el fin de poder atender cuál va siendo el movimiento normal y cuál va siendo la contribución de un movimiento por un cambio brusco".

Esto depende de en qué lugares se presenten.

Estos movimientos no causan los mismos efectos en todas las zonas, pues cuando se trata de una zona poblada, los daños mayores ocurren en las tuberías del drenaje o de abasto de agua, así como afectaciones a edificios que pueden ir desde grietas hasta derrumbes.

Compartir