Juno detectó más de 14 ciclones en Júpiter

Compartir

Alberto Adriani, jefe del grupo del Instituto Nacional de Astrofísica en Roma, dijo que se sorprendió al descubrir un cúmulo octogonal sobre el polo norte que en realidad eran ocho ciclones -cada uno de ellos de un diámetro de miles de kilómetros - rodeando uno central y otro pentagonal sobre el polo sur. La velocidad del viento supera la de un huracán de Categoría 5, al alcanzar 350 km / h.

Esas tormentas colosales casi no han cambiado de oposición ni se han fusionado desde que comenzaron las observaciones, precisó la NASA de Estados Unidos.

La nave espacial Juno, que orbita el planeta más grande del sistema solar desde 2016 ha revelado detalles sobre la dinámica y estructura interna del planeta Júpiter durante esta semana.

"Nos equivocamos", dijo en un correo electrónico. Al mismo tiempo, en el polo sur del planeta gigante se ubican seis ciclones que forman un pentágono.

Al parecer la superficie de Júpiter está formada por rocas mientras que su atmósfera está cubierta por una masa de gases tan grande que ejerce su propia fuerza gravitatoria, naturaleza que sugiere que existen vientos de hasta 3 mil kilómetros por hora. Es la segunda vez que gira alrededor del planeta, luego de Galileo, de 1995 a 2003.

"Juno está diseñada para mirar debajo de estas nubes", explicó el profesor de ciencias planetarias Yohai Kaspi, del Instituto de Ciencia Weizmann, de Israel, quien dirigió parte del estudio para el cual se usaron las nuevas mediciones de Juno.

Todos los hallazgos fueron publicados en la revista Nature "que describen el campo gravitatorio del planeta (sorprendentemente asimétrico), los flujos atmosféricos, la composición interior y los ciclones polares". Los expertos también informaron que la atmósfera del gigante gaseoso es mucho más profunda de lo que muchos creían.

Asimismo, los científicos aseguraron que una mejor comprensión de estas corrientes de chorro y el campo gravitatorio les permitirá descifrar con más precisión el núcleo de Júpiter.

Jonathan Fortney, un astrónomo de la Universidad de California en Santa Cruz que escribió un análisis de los hallazgos, dijo: "La cosa es que esto nos dice cómo funciona el interior de Júpiter".

Por medio de técnicas similares, Juno ayudaría a los científicos a medir la profundidad de la Gran Mancha Roja, una tormenta ciclónica colosal, dijo Fortney en otra nota en Nature.

Glenn Orton y Fachreddin Tabataba-Vakili, los investigadores del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y los participantes del estudio, que están descubriendo "mostrar un Júpiter desde una nueva perspectiva", desconocida antes de Juno.

Compartir