Es posible trabajar con la izquierda, dice la ABM

Compartir

La banca mexicana llega en uno de sus mejores momentos a la edición 81 de la Convención Bancaria que se realiza desde ayer, aquí en Acapulco; y es que a decir del Presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Marcos Martínez Gavica, el sector mantiene un crecimiento constante de doble dígito desde hace 16 años, y hoy, ese incremento se encuentra alrededor del 10 por ciento con una cartera de calidad.

El 1 de julio se celebrará la batalla electoral más grande de la historia del país, con unos 88 millones de mexicanos convocados a renovar más de 3.400 cargos, entre ellos el de Presidente, los de diputados y senadores, ocho gobernadores y el jefe del Gobierno de Ciudad de México.

De acuerdo con información proporcionada por autoridades, se prevé que al medio día incremente la seguridad en la zona con la presencia de agentes del Estado Mayor Presidencial, soldados y policías federales, ante la presencia del presidente Enrique Peña Nieto.

El presidente de esta organización, fundada en 1928, afirmó que para la banca no importa si el mandatario es "de izquierdas o de derechas", sino qué planes tiene para garantizar la estabilidad macroeconómica.

En ese sentido, explicó que muchas filiales en otros países han trabajado con gobiernos de diferente modelo económico e ideología, con lo que esperan planteamientos concretos sobre estabilidad y política económica.

Dada la circunstancia de la asistencia de los aspirantes, Martínez Gavica aseguró que la banca escuchará sus propuestas y con base en ello "haremos un plan estratégico" para acompañarlos.

Martínez informó que ante la expectativa del resultado de las elecciones y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), algunas empresas tienen detenidos planes de inversión.

Por su parte, Luis Robles Miaja, vicepresidente de la ABM, consideró que no se espera un escenario de una guerra comercial, y aunque es todavía prematuro pero hay ciertas señales -dado el anuncio de esta mañana de la administración del presidente Donald Trump de la posibilidad de que México y Canadá puedan quedar fuera del cobro de aranceles al acero y el aluminio- permite cobijar cierto optimismo.

Compartir