Alertan enfermedad mortal que se extiende y no tiene vacuna

Compartir

Epidemiólogos han alertado de un brote sin precedentes de fiebre de Lassa, una enfermedad mortal para la que no existe vacuna y que tiene un alto potencial epidémico.

La enfermedad denominada "fiebre hemorrágica viral", puede afectar a muchos órganos y dañar los vasos sanguíneos del organismo. Se está dando principalmente en trabajadores de la salud en hospitales rurales.

Sin embargo, en casos más graves, puede simular otra fiebre hemorrágica mortal, el ébola, que causa sangrado a través de la nariz, la boca y otras partes del cuerpo.

Las mujeres que contraen la enfermedad al final del embarazo enfrentan una probabilidad del 80% de perder a su hijo o morir ellas.

Los síntomas de la enfermedad, que además de fiebre, dolor de garganta, abdominal y de espalda, vómitos, tos, inquietud y debilidad general del cuerpo, generalmente aparecen entre los seis y 21 días después de haber entrado en contacto con el virus.

Desde enero, se reportaron más de 1.000 casos sospechosos de Lassa en todo Nigeria, según el Centro para el Control de Enfermedades del país.

La fiebre de Lassa ha sido un serio desafío para las autoridades de salud de Nigeria desde que se diagnosticó por primera vez en la localidad de Lassa, en el norteño estado de Borno en 1969, pese a que en el pasado se han realizado esfuerzos para contener el virus.

También puede transmitirse de persona a persona por medio de los fluidos corporales.

Compartir