Fanático de las serpientes muere asesinado por una de sus once "mascotas"

Compartir

Dan Brandon, de 31 años, murió de asfixia en su casa en Church Crookham, Hampshire, el 25 de agosto del 2017, informó la Corte Forense de Basingstoke.

Brandon era amante de los animales exóticos, conforme medios internacionales, además de Tiny, que medía 2.5 metros de longitud, el joven tenía en su habitación otras nueve serpientes y 12 tarántulas.

"No tenemos nada aparte de Tiny, así que tengo que aceptar que ella es decisiva en la muerte de Dan. No creo que haya sido una agresión o una confrontación, sino una muestra de afecto con un trágico final", explicó el juez de instrucción Andrew Bradley, según publica el diario en mención.

De acuerdo con la familia de la víctima, la pitón africana de roca era propiedad de Brandon "desde que cabía en la palma de su mano". Ella se estaba enrollando a su alrededor, a un punto que desconozco. "Luego, por la conmoción de su caída o por su reacción, se fue", agregó.

Fue la madre de Brandon quien lo encontró sin vida, con una sus serpientes escondida en un rincón de la pieza, de nombre Tiny.

También se determinó que tenía una hemorragia en un ojo por el estallido de un vaso sanguíneo y congestión pulmonar.

Conforme la investigación, Brandon era un dueño responsable de serpientes, desde los 15 años de edad, y amaba a sus mascotas.

El doctor Al Badri agregó que Brandon había estado en forma y saludable en el momento de su muerte y que "no tenía ninguna enfermedad". También indicó, al analizar la piel que la serpiente cambió en noviembre último, que si Tiny se hubiese enroscado alrededor de Brandon, deberían aparecer rasguños visibles provocados por el intento de liberación.

Compartir