Exgobernadora del Quindío fue destituida y suspendida por 12 años

Compartir

La decisión de la Procuraduría de sancionar al abogado John James Fernández López con 10 años de inhabilidad para ocupar cargos públicos, lo conmina a abandonar la dirección de la Corporación Autónoma Regional del Quindío, funciones que realiza desde el 2014.

En la decisión disciplinaria se señaló que violó los principios de contratación pública puesto que no adelantó una licitación pública como se lo exige la ley.

La Procuraduría enfatizó en que "no existe justificación para que los exmandatarios hayan utilizado la figura de convenio interadministrativo para trasladar la facultad contractual a empresas carentes de capacidad de ejecución que terminaron subcontratando, porque no tenían la solvencia representada en capacidad técnica, administrativa, logística, ni operativa para desarrollar los objetos contractuales".

En este caso, calificado como un acto de corrupción y falta gravísima, también participaron los gobernadores encargados, Jhon Jaime Fernández y Julio Ernesto Ospina Gómez, quienes fueron sancionados con destitución e inhabilidad de 10 años. Aclaró que "no está prohibido subcontratar algunas de las actividades que desarrollen los objetos contractuales, sino que la entidad ejecutora subcontrate la totalidad de las obligaciones".

En este proceso, el órgano de control también sancionó al exgerente de EPQ (antes ESQUIN S.A. E.S.P), Heidelman Grajales Puentes, y al exgerente de Provinquindío, Jhonny Alberto Rodríguez Jaramillo, con suspensión en el ejercicio de su cargo de seis y tres meses respectivamente.

La decisión es de primera instancia y Fernández tiene tiempo para apelar de la decisión hasta el 18 de enero próximo.

Compartir