El amor une dos mundos, en La forma del agua

Compartir

De la misma manera, Del Toro fue cofundador del Festival Internacional de Cine en Guadalajara, que hasta la fecha, es el festival cinematográfico más importante de Latinoamérica, creando así la compañía de producción "Tequila Gang". Guillermo del Toro llevó a los productores a Bleak House, la casa que del Toro tiene en Malibú en la que tiene accesorios de sus películas y monstruos, y ahí les planteó la historia.

Así es "La forma del agua", una mezcla entre filmes de monstruos y seres humanos que dejan todo para complacer al mundo.

Al presentar los candidatos al mejor director en esos galardones, la actriz Natalia Portman criticó que los cinco nominados en esa categoría fueran hombres. En esta película filmada en 1954 se descubre en el Amazonas una criatura anfibia parecida a un ser humano y un reptil.

Ese argumento, palabras más, palabras menos, nos hace pensar en el tradicional cuento francés de "La bella y la bestia" (La Belle et la Bête), al consolidar esa relación entre La criatura y Elisa.

Un romance entre dos especies, un amor imposible, pero por el que está dispuesto a todo, es lo que proyecta el director mexicano Guillermo del Toro en su última película "La forma del agua".

Para terminar, es necesario decir que nos encontramos ante un cineasta que no únicamente ha logrado posicionarse como uno de los directores más reconocidos a nivel mundial, sino también ante un precursor de un estilo gótico, oscuro y fantástico único.

Y en ese sentido, más allá de todas estas obsesiones y homenajes, La forma del agua cumple también perfectamente como una película de ciencia ficción y aventura, géneros que el también director de Hellboy y Pacific Rim maneja con perfecta habilidad. El reparto lo complementan Michael Shannon, Richard Jenkins, Doug Jones y Michael Stuhlbar.

Siéndole franco, estimado lector, tengo que reconocer que mi gusto por el cine de Del Toro se ha venido desarrollando en estos últimos años, ya que no podría decir que desde siempre he sido un ferviente admirador de su trabajo.

Compartir