"Bajar la inflación es un proceso largo" — Todesca

Compartir

"Al principio hubo que resolver el tipo de cambio y en el segundo año el problema de las tarifas que viene asociado al déficit fiscal", afirmó. Se dice que es la misma inflación que con el Gobierno anterior, pero antes las tarifas estaban congeladas.

Ante ese panorama, planteó que "sería fácil bajar más la inflación con una receta de ajuste y no crecimiento, pero no es el enfoque filosófico del Gobierno, y está muy claro en cuestiones tales como impulsar el crédito hipotecario, que impulsa la construcción, y la demanda de los materiales de la construcción que también aumentan, y esto es por preservar el crecimiento de la economía".

"De estos niveles de inflación crónicos se desciende a lo largo de mucho tiempo y con mucho esfuerzo". Pero está llevando cada vez menos tiempo comenzar a percibir que cuando el Gobierno nacional habla de inflación recurre a un relato no menos vacío que el anterior.

El economista Miguel Kiguel, de Econviews, consideró que "tardará entre 4 y 10 años bajar la inflación a un dígito". Hay aumentos de tarifas del 300, 400% y nos esperan aumentos de transporte.

Inflación 2017: “Sería fácil bajarla con una receta de ajuste”
Para el titular del Indec, la inflación es una meta a "mediano plazo"

El funcionario admitió que la inflación de 2017, del 24,8%, "es un número alto" y lo atribuyó a la incidencia de los ajustes en las tarifas de servicios públicos y su repercusión en el resto de la economía.

El INDEC informó que la inflación de 2017 fue 24,8% a nivel nacional, 7,8 puntos por encima que la meta que el Banco Central había establecido para este año. "Ahora tenemos que ocuparnos de cumplir la nueva pauta de 2018", pidió Frigerio.

Luego de incumplir largamente la meta de 2016, el equipo económico del Gobierno se armó para atacar la inflación por todos los medios políticos y dejarla estacionada en 17% a fines de 2017.

Luego de dar a conocer la inflación de diciembre que sumó 3,1%, con una fuerte aceleración sobre fin de año, esta mañana el titular del Indec, Jorge Todesca, reconoció que "el número es alto". "No hay controles sobre las 28 grandes empresas que producen el 80 por ciento de los productos de la canasta básica". Según coinciden los analistas, la inflación en Argentina es un fenómeno fiscal y el año pasado el país quedó segundo en el ranking de América Latina detrás de Venezuela, con un récord del 2.600 por ciento, y muy lejos del ejemplo de Brasil, que tuvo una tasa de inflación anual del 2,95 por ciento. Ahora en el tercer puesto se ubicó México, con un 6,8 por ciento de suba de precios.

Compartir