Atacaron tres iglesias chilenas y le dejaron una escalofriante amenaza al Papa

Compartir

- Unos grupos desconocidos atacaron durante la madrugada de este viernes, cuatro iglesias católicas en la capital chilena, utilizando artefactos explosivos, antes de la visita que tendrá el Papa Francisco en Chile.

Desde el gobierno condenaron los ataques contra las iglesias y anticiparon acciones judiciales contra los responsables. Para la presidenta, Michelle Bachelet, estos ataques son "muy extraños, porque no es algo que uno pueda identificar como un grupo específico, se llama algo así como cuerpos libres".

"Lo único es repetir que en Chile todos tienen derecho a expresarse, mientras lo hagan de manera pacífica y no violenta, esto no le sirve al país", añadió.

El próximo 15 de enero el papa Francisco arribará a Chile, donde visitará Santiago y las ciudades de Temuco e Iquique. "Papa Francisco las próximas bombas serán en tu sotana", se leía en los panfletos arrojados. Atacamos con el fuego del combate haciendo explotar su asquerosa moral", agrega.En letras mayúsculas finaliza: "Libertad a todos los presos políticos del mundo: Wallmapu (tierras mapuches) libre: Autonomía y resistencia.

Fernando Ibáñez, un sacerdote que vive en la parroquia, declaró a radio Cooperativa que un par de horas antes unos jóvenes pasaron frente a la iglesia lanzando improperios, pero no pensó que ocurriría un ataque de este tipo. En tres casos las iglesias sufrieron daños principalmente en sus puertas y fachadas. "Otra cosa es usar la violencia para manifestarse", dijo a periodistas el subsecretario del Ministerio del Interior, Mahmud Aleuy, tras inspeccionar una de las parroquias afectadas.

La policía encontró en el lugar extinguidor y un envase plástico que están sometidos a peritajes, aunque en este caso no se hallaron panfletos.

Caso similar fue el que sucedió en la capilla Cristo Vencedor, en Pañalolén, donde la explosión de una bomba causó pequeños daños.

En el santuario Cristo Pobre, situado cerca de la estación Quinta Normal del Metro, la policía neutralizó un bidón aparentemente cargado de combustible que desconocidos dejaron en la entrada, en un operativo que incluyó el desvío del tráfico de vehículos y peatones por el lugar.

Sin embargo, en la pared y junto a la entrada escribieron: "Por el papa 10 mil millones y los pobres nos morimos en las poblaciones".

Compartir