Tercera noche de protestas en Túnez culmina con disturbios

Compartir

Las protestas y los incidentes nocturnos se repitieron anoche por tercer día consecutivo en Túnez, país sacudido por una ola de movilizaciones contra la política de ajuste impuesta por el gobierno tras presiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), con un saldo provisional de 328 detenidos que las autoridades calificaron como "subversivos".

El expresidente tunecino huyó el 14 de enero de 2011 a Arabia Saudí tras un mes de manifestaciones y disturbios en todo el país que también supusieron el estallido de las "primaveras árabes".

"Un total de 49 policías resultaron heridos anoche y 206 personas que crearon problemas fueron arrestados a lo largo del país", precisó hoy en la radio local el portavoz del ministerio de Interior, Jalifa Chibani.

Siete años después de la llamada "revolución del Jazmín", Túnez está sumergido en una grave crisis económica y social que puso en peligro la continuidad de la única transición política exitosa de las cuestionadas Primaveras Árabe.

El primer ministro de Túnez, Youssef Chahed, llamó esta semana a la calma tras la muerte de un manifestante y el aumento de la tensión, pero el principal partido opositor advirtió que las protestas seguirán hasta que sea retirado el "injusto" presupuesto de 2018.

El martes por la tarde y la noche, la policía y el ejército fueron desplegados en varias ciudades de Túnez, entre ellas Tebourba, a 30 kilómetros al oeste de la capital, donde centenares de jóvenes tomaron las calles tras el entierro de un hombre fallecido en los disturbios de la noche anterior.

En Teburba, donde un hombre murió en circunstancias no aclaradas durante el inicio de los disturbios la noche del lunes, la policía lanzó gases lacrimógenos contra decenas de manifestantes, indicó un habitantes.

"Las exigencias de los manifestantes están justificadas, aunque varias fuerzas políticas tratan de usar el revuelo popular para luchar contra sus rivales, apuntó el analista".

Otros enfrentamientos se produjeron en ciudades del sur del país, como Gafsa, capital minera, Kasserine, fronteriza con Argelia y feudo yihadista, y Sidi Bou Sid, origen de la revolución que en 2011 acabó con la dictadura de Zinedin el Abedin Ben Alí.

No obstante, desde el izquierdista Frente Popular se desvincularon de los "grupos de alborotadores" pero insistieron en su decisión de incrementar las movilizaciones pacíficas hasta obligar al gobierno a renunciar a los presupuestos aprobados.

Compartir