Pastore le respondió a Thiago Silva sobre su futuro

Compartir

Ante un supuesto interés de Inter de Milán, el capitán del equipo Thiago Silva, no dejó pasar la pregunta de los periodistas y opinó sobre la situación de los jugadores, además de la conducta de los mismos.

Estos conceptos hicieron reaccionar al argentino que, vía Instagram, respondió: "Nunca he hablado con Silva de mi problema ni de mi futuro". Primero, fue el cruce entre Neymar y Cavani por los penales y tirolibres, que terminó con una clara bajada de línea, y ahora, Javier Pastore se volvió el blanco de ataque.

Unai Emery, entrenador español del París Saint-Germain (PSG), acusó a la prensa de intentar desestabilizar al club y puso como ejemplo la portada de uno de los principales periódicos deportivos españoles, que especula con un posible fichaje del brasileño Neymar, estrella del PSG, por el Real Madrid.

Pastore no regresó hasta el lunes, con una sesión individual. El uruguayo Edinson Cavani lo había hecho el viernes, dos días después del plazo marcado. "Ahora es momento de estar juntos y unidos ante todo lo que tenemos por delante", aseveró el defensor brasileño y capitán del PSG tras el triunfo de ayer frente al Amiens (2-1), en partido válido por cuartos de final de la Copa de la Liga. No fue bueno para nadie, pero estamos con los dos. Nunca he puesto presión a nadie. No es mi estilo.

"Después de los numerosos comentarios relativos a la vuelta de dos de nuestros jugadores, debo afirmar, como director deportivo del París SG, que nuestra voluntad es y será siempre arreglar esta situación internamente, sin entrar públicamente en detalles", afirmó Henrique. "No ha tenido conocimiento del problema que tuve y que me ha hecho llegar tarde", escribió Pastore en la red social. "En este contexto, estoy respaldando al entrenador para todas las decisiones que ha tomado y se tomarán".

Pastore, que pide más minutos en los partidos importantes para ganarse así un puesto entre los 23 argentinos que participarán en el Mundial-2018, se habría visto obligado a llegar con retraso por un problema de salud de su pareja, embarazada de ocho meses.

Emery afirmó este viernes que su grupo estaba "fuerte, muy concentrado".

Una normalidad deseada de cara a una eliminatoria ante el Real Madrid que será de todo menos 'normal'.

Compartir