Mauro Zárate volvió a Vélez y tuvo un cálido recibimiento

Compartir

Desde las tribunas se escuchaba el "Olé, olé, olé, olé, Mauró, Mauró", la alegría de los hinchas era inexplicable, pero, Zárate no hizo esperar más al hinchas y entre lagrimas sostuvo, "Yo lo dije, si el club lo necesitaba iba a ser el primero en dar una mano", dijo emocionado.

El elenco de Liniers está muy comprometido con los promedios del descenso y deberá cosechar un buen número de puntos en el semestre que se avecina para permanecer en Primera.

El atacante llegó al conjunto que dirige el crespense Gabriel Heinze a préstamo desde el Watford inglés por seis meses, sin cargo y sin opción de compra.

El delantero de 30 años regresó al club tras cuatro años, durante los cuales realizó un recorrido que incluyó paradas en Catar, Inglaterra, Italia y Emiratos Árabes Unidos.

Hasta el momento, además de Zárate, el Gringo, que empezó a trabajar en la institución el 27 de diciembre, ya cuenta con Agustín Bouzat, proveniente de Boca Juniors, Marcos Torsiglieri, de último paso por Rosario Central, el volante de Instituto Guido Mainero, un futbolista que arregló su incorporación hace una semana, y Jesús Méndez, que jugó los últimos años en el Toluca de México. Voy a dejar la vida para salir lo antes posible de todo esto. "Voy a ser uno más de ustedes", le dijo Zárate a los hinchas que lo ovacionaron. También participaron de la ceremonia el presidente del club, Sergio Rapisarda, y el manager, Pablo Cavallero.

Compartir